México recibirá este año unos 24,000 millones de dólares por concepto de remesas, un flujo que no termina de retornar a los niveles previos a la crisis del 2009, según información estadística del Banco Mundial (BM).

El mayor flujo de remesas al país se registró en el 2007, cuando ingresaron 26,100 millones de dólares.

De acuerdo con la entidad, esta recepción de recursos provenientes de trabajadores en el exterior ubica a México como el tercer receptor mundial de remesas, con un flujo que apenas representa una tercera parte de los envíos que recibe el líder global, India. El país asiático ingresará, según las previsiones del Banco, unos 70,000 millones de dólares en remesas.

Al interior de un reporte, titulado Migración y Desarrollo, una actualización para el 2012 , el BM estima que continuará fortaleciéndose el flujo de remesas a partir del año entrante, no obstante, el riesgo de un lento dinamismo en la economía de Estados Unidos y España, que son los principales mercados de trabajo para los migrantes.

Esta previsión no es compartida por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), pues de acuerdo con su secretaria ejecutiva, Alicia Bárcena, es altamente probable que el flujo de remesas hacia México continúe estabilizándose .

Y liga este fenómeno a la migración de familias mexicanas completas a Estados Unidos, más que a la crisis de los sectores generadores de empleo para el trabajador mexicano en aquel país. Es decir, cada vez menos trabajadores ya no tienen que enviar el dinero a México.

De hecho, la funcionaria explicó que el sector vivienda y el de la construcción de EU, que son los principales empleadores de trabajadores mexicanos, han comenzado ya a recuperarse. Entonces el flujo menos dinámico de envíos no puede vincularse con la situación de los sectores, observó.

FOTOGRAFÍA MUNDIAL

En el reporte del BM, la entidad prevé que el flujo de envíos a las economías emergentes se incrementará en 406,000 millones de dólares este año, lo que incorpora un aumento de 6.5% con respecto al 2011. Estos flujos aumentarán 8% en el 2013 y 10% en el 2014.

Para ese momento, dentro de dos años, espera un incremento anual de 534,000 millones de dólares.

Según los economistas del Banco Mundial, los costos de envíos se mantienen altos, lo que también consume una importante proporción de los recursos que podrían ingresar al país y a las familias receptoras.

ytorres@eleconomista.com.mx