México registró la mayor entrada trimestral de remesas en el 2018, al completar un flujo de 7,035 millones de dólares, informó el Banco de México (Banxico).

Con este ingreso acumulado, queda atrás el techo anterior, logrado en el mismo lapso del 2017, cuando ingresaron 6,640 millones de dólares.

No obstante al histórico, el impacto real de las remesas en los ingresos de los hogares continuó diluyéndose por efecto de la relativa estabilidad del peso frente al dólar y el impacto de la inflación.

De acuerdo con Alberto Ramos, economista para América Latina en Goldman Sachs, al pasar el filtro cambiario, las remesas registraron un decrecimiento anual en el trimestre de 2.4 por ciento.

Esto porque los 1.7 millones de hogares que las reciben, las cambian y gastan en pesos. Esta caída en el poder adquisitivo de las remesas, contrasta con el sólido crecimiento anual en pesos observado en el mismo lapso del 2017, cuando el flujo aumentó 3.4% anual en moneda nacional.

Las familias mexicanas que captan estos recursos registraron 22.94 millones de envíos de remesas en el trimestre, y el giro promedio fue de 307 dólares, detalló el Banco de México.

en marzo aumentaron 4%

En el detalle de la información se observa que sólo en el mes de marzo, los mexicanos que trabajan en el exterior enviaron a sus hogares 2,620 millones de dólares, esto es un crecimiento 4% anual sobre el flujo de marzo.

Además, la información estadística del Banxico evidencia que se trata del mayor flujo mensual registrado desde octubre.

De acuerdo con Alejandro Cervantes, economista sénior en México de Banorte-IXE, esta entrada de dólares muestra una mejora radical del empleo de los migrantes mexicanos.

Dice que al revisar el Current Population Survey divulgado por el Departamento del Trabajo de Estados Unidos, se puede apreciar que la creación de empleos durante el primer trimestre favoreció a los migrantes mexicanos sin ciudadanía.

Precisa que en el primer trimestre se crearon más de 89,000 empleos para los migrantes mexicanos sin ciudadanía y que ellos precisamente, como lo demuestra la encuesta más reciente del Centro de Estudios Monetarios Latinoamericanos, son quienes tienden a enviar un mayor flujo de remesas a sus hogares en México, que los migrantes con ciudadanía.

El analista de Banorte -IXE considera que el crecimiento de las remesas en el 2018 continuará subordinado tanto al dinamismo del mercado laboral como a la política migratoria de Estados Unidos.

Enfatiza que “probablemente los trabajadores migrantes mexicanos continuaron descontando una mayor probabilidad de ser deportados, lo que redujo significativamente su expectativa de ingreso permanente”, lo que consecuentemente aumentó el deseo por ahorrar.

Alberto Ramos, economista de Goldman Sachs, considera que este flujo de recursos explica el sólido desempeño del consumo doméstico en México.

No obstante, anticipa que seguirá erosionándose el rendimiento por las altas tasas de inflación y la apreciación del peso frente al dólar.

Lo que en combinación con una desaceleración del crédito al consumo, podría afectar el desempeño económico del próximo trimestre.

COLIMA INCREMENTA CAPTACIÓN

Por tratarse del reporte trimestral, el Banxico presenta una actualización de remesas desagregadas. De ahí se desprende que Colima fue la entidad que registró un mayor crecimiento de las remesas en los primeros tres meses del 2018, de 21.8% respecto del mismo periodo del 2017.