La debilidad de la economía mexicana observada en los últimos cinco trimestres favorecerá a una menor presión en la inflación, que permitirá al Banco de México recortar todavía más su tasa de referencia, anticipa el economista senior de Pantheon Macroeconomics, Andrés Abadía.

“El Banco de México no ha dado una señal específica en cuanto a sus futuros pasos, de hecho, que haya sido una decisión unánime la que llevó a la Junta de Gobierno a recortar por quinta ocasión consecutiva la tasa, para dejarla en 7%, hace pensar que la cautela va a ser lo que impere a muy corto plazo”, consignó.

Entrevistado por El Economista, dice que la referencia clara que ha mantenido la Junta de Gobierno de Banxico desde agosto, y particularmente la descrita en el primer anuncio monetario del año, “deja entrever que si se dan las condiciones, en materia de inflación, el banco va a recortar”.

PIB 2020, debajo de 1%

En el anuncio monetario el Banxico, anticipó que la expansión del PIB para el 2020 podría ser menor a la estimada por ellos mismos en el informe trimestral, divulgado a fines del año pasado, que estaba en un rango de 0.8 a 1.8 por ciento.

Para el especialista, la economía mexicana tendrá un crecimiento de 0.7% este año, inferior al potencial y para el próximo seguirá en esta tendencia “ante la posición de cautela que mantienen los inversionistas”.

“Esperamos una recuperación del consumo y la reactivación del sector manufacturero, especialmente durante la segunda mitad de año. La inversión privada mejoraría gradualmente, pero aún no podemos apostar por una fuerte reactivación a corto plazo”, argumentó.

Con este pronóstico se sitúa entre los estrategas con las expectativas más bajas de crecimiento para el PIB mexicano en el 2020, y queda descartada la posibilidad de que se consiga un avance de 2% como el previsto por el gobierno.

Inversión, fuente de preocupación

“Nuestra preocupación es con respecto a la inversión. Creemos que la incertidumbre política doméstica, y tasas elevadas son la razón principal por la cual las empresas privadas están al margen de la inversión en estos momentos. Esperábamos que se suavizaría el flujo de inversión el año pasado, pero no habíamos previsto el colapso que hemos presenciado en los últimos trimestres”, indica.

La firma expone que la economía mexicana en la actualidad se mantiene estancada.

Carry trade, a favor

De acuerdo con el analista, el repunte de la inflación en enero, que se ubicó en 3.24% tras el dato anual de diciembre, de 2.98%, no es una señal negativa en sí misma que pueda motivar un cambio en la tendencia de normalización de la tasa, y como el diferencial de tasas con el de Estados Unidos es aún amplio, Banxico tiene cierto margen de maniobra para recortar la tasa.

“El carry sigue siendo atractivo, uno de los mejores del mundo emergente, por lo que se puede dar el lujo de recortar más las tasas de interés sin afectar considerablemente al peso mexicano”.

El carry trade es una estrategia financiera donde se pide prestado a una baja tasa de interés y se utiliza este fondeo para invertir en activos que den un mayor rendimiento.