La economía de Gran Bretaña creció en un decepcionante 0.5% en los primeros tres meses del año, según confirmaron datos oficiales, después de una contracción no revisada de 0.5 por ciento en el último trimestre del 2010.

La oficina de estadísticas dijo que la actividad de la construcción tuvo un desempeño mejor de lo estimado inicialmente, pero esta revisión fue compensada por una reducción de la estimación sobre la producción manufacturera.

El consumo familiar cayó 0.6%, su mayor baja desde el peor momento de la recesión vivida en el 2009.

Los analistas no esperaban que la cifra de crecimiento del primer trimestre fuera revisada, por lo que es improbable que el dato altere la visión de que el Banco de Inglaterra mantendrá las tasas de interés en un mínimo histórico por el resto del año, debido a la debilidad de la recuperación.

Hubo una revisión a la baja en la tasa de crecimiento interanual en el primer trimestre a 1.6% desde 1.8 por ciento. Los economistas habían estimado que esta cifra no sufriría cambios.

La Oficina Nacional de Estadísticas también publicó los datos de la cuenta corriente del primer trimestre, que mostró que el déficit de Gran Bretaña con el resto del mundo disminuyó a 9,354 millones de libras esterlinas desde un saldo negativo de 12,956 millones de libras esterlinas en el cuarto trimestre del 2010.

Fue el déficit más pequeño desde el cuarto trimestre del 2009, pero aún así fue el doble de grande de lo que los economistas esperaban.

apr