Un alto funcionario de regulación financiera de la administración de Donald Trump, presidente de Estados Unidos (EU), indicó que los rigurosos requerimientos de capital para los bancos deberían ser recalibrados para impulsar el crecimiento económico.

J. Christopher Giancarlo, elegido el martes por Trump para dirigir la comisión que supervisa los mercados a futuro (CFTC), agregó que los reguladores habían ido demasiado lejos imponiendo restricciones a derivados financieros luego de la crisis del 2008.

hoy en día, los mercados de derivados de EU están luchando, en algunos casos, bajo el peso de regulaciones erróneas y excesivas , aseguró Giancarlo durante su discurso en la Conferencia de la Industria de Futuros, realizada en Boca Ratón, en Florida.

Los partidarios de las reglamentaciones, por su parte, dicen que son necesarias para salvaguardar el sistema financiero y prevenir excesos como los que ocasionaron la crisis del 2008. No obstante, grandes bancos se quejan de que esos límites los han constreñido y restringido en su capacidad de devolver dinero a sus accionistas.

Sin embargo, Giancarlo aseguró que la normativa estaba equivocada porque aumentaba el riesgo de liquidez.

La CFTC, que se focaliza en los derivados, también interviene en la regulación financiera general a través del Consejo de Supervisión de la Estabilidad Financiera, que incluye a la Reserva Federal, el Tesoro y otros entes reguladores.

Ha llegado el momento de recalibrar los requerimientos de capital de los bancos para equilibrar mejor las preocupaciones de riesgo sistémico con el crecimiento económico saludable y la prosperidad estadounidense , aseveró Giancarlo.

El gobierno estadounidense ya ha dado pasos en dirección de relajar la regulación bancaria. A inicios de febrero, Trump decretó reexaminar las normas financieras Dodd-Frank, promulgadas por Barack Obama en el 2010.

La revisión de esta ley asentó una de las banderas de campaña de Trump y la volvieron uno de los temas clave para los inversionistas. Hoy estamos firmando principios fundamentales para regular el sistema financiero de Estados Unidos , declaró Trump al momento de firmar el decreto.

La normativa consiste en una serie de regulaciones que buscan evitar otra quiebra como la de Lehman Brothers, en septiembre del 2008. En ese orden, la legislación conminó a aumentar los requerimientos de capital para los grandes bancos que de quebrar, atraerían riesgos sistémicos , limitó sus operaciones a través de la norma Volcker y creó la Oficina de Protección Financiera al Consumidor.