Ya casi al cierre del año, la confianza de los consumidores mexicanos brindó signos de reanimación, ello tras la desaceleración en su ritmo de crecimiento el mes previo. En noviembre del 2017 el Índice de Confianza del Consumidor (ICC) registró un crecimiento de 5.6% con  respecto al mismo mes del 2016 y con cifras ajustadas por estacionalidad, informó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía.

En octubre pasado, el ICC registró un avance de 3.6% en su medición a tasa anual, ante lo cual Rafael Castrillo, analista de Grupo Financiero Scotiabank, señaló que la estimación para noviembre muestra la recuperación de este indicador, cuando probablemente en el mes previo el ánimo de los consumidores seguía afectado por el desastre generado con los sismos de septiembre.

El impulso actual en el ICC es casi generalizado al interior de sus componentes, pero destaca el mayor interés revelado para realizar compra de bienes durables, algo que podría representar niveles de actividad comercial muy parecidos al de años anteriores, en un mes en el que las ventas se ven fuertemente influidas por el Buen Fin, y esto a pesar de los temores generados por el crecimiento de los precios y el encarecimiento del crédito, detalló el especialista.

De acuerdo con la encuesta que recaban de manera conjunta el Inegi y el Banco de México (Banxico) en 32 ciudades del país —la cual comprende la totalidad de las entidades federativas—, las posibilidades en el momento actual de los integrantes del hogar, comparadas con las de hace un año, para realizar compras de muebles, televisor, lavadora, otros aparatos electrodomésticos, etcétera, registró el mayor avance en el sondeo, con 12.5% en su medición anual, que contrasta con el avance de apenas 1.5% del mes previo.

Frente al mismo mes del año anterior, destaca también el incremento de 6.0% en la pregunta sobre la situación económica esperada de los miembros del hogar dentro de 12 meses, respecto de la actual. Asimismo el ánimo de los encuestados señaló un crecimiento de 5.4%, también en su medición anual, sobre la situación económica del país esperada dentro de 12 meses, respecto de la actual.

Si bien la encuesta conjunta de Inegi y Banxico acusa por cuarto mes consecutivo un aumento en todos los reactivos, la percepción de que la situación económica del país esperada dentro de 12 meses respecto de la actual avanzó apenas 1.6% con respecto a noviembre del 2016, apunta en el sentido de los Indicadores Cíclicos, en el que tanto el Indicador Coincidente como el Adelantado, dados a conocer en esta misma semana, empiezan a dibujar una tendencia de baja.

Asimismo, la más reciente Encuesta sobre las Expectativas de los Especialistas en Economía del Sector Privado, realizada por Banxico, revela una reducción en la estimación del crecimiento de la economía para este año y el siguiente, la permanencia en la presión inflacionaria, así como en el tipo de cambio, que, de acuerdo con dicho sondeo, podría terminar el año en 19.00 pesos por dólar.

luis.caballero@eleconomista.mx