El extremo dispositivo de seguridad del Foro Económico Mundial de Davos, que será inaugurado mañana, fue reforzado como consecuencia de los recientes atentados islamistas de París, aseveró la policía helvética.

Los peligros que planean sobre la cumbre son ligeramente superiores este año reconoció a la prensa suiza el comandante de la policía del cantón de los Grisones, este, y responsable de la seguridad del foro, Walter Schlegel.

El comandante no precisó que exista una amenaza concreta sobre el evento, pero explicó que la planeación del dispositivo de seguridad de esta edición, que será inaugurada mañana aquí oficialmente, tiene en cuenta los atentados de hace dos semanas en la capital francesa.

Algunos aspectos de la seguridad han sido reforzados. Los terroristas aislados motivados por el yihadismo son la amenaza más importante resaltó la prensa suiza al precisar sin embargo que no existen indicios de riesgo de atentado contra la cumbre empresarial.

Alrededor de 4,500 militares suizos vigilan desde hoy la estación alpina suiza, ubicada a más de 2,000 metros de altitud, y que se convierte en una fortaleza durante la celebración del foro, al que asisten las élites económicas y políticas mundiales.

El dispositivo se completa con el despliegue de agentes de seguridad privada y policías suizos que controlan los accesos por carretera y en el interior de Davos, en donde a algunas zonas sólo se puede acceder con gafete del evento.

También se controlan férreamente los accesos por carretera y el espacio aéreo, que se cierra parcialmente, y este año se usará un aeródromo especial para recibir a los principales líderes.

Estamos bien preparados. Las fuerzas ya comenzaron a desplegarse y la situación está en calma subrayó el responsable de la seguridad de la 45 edición del foro, Walter Schlegel.

El despliegue tiene un costo estimado este año de ocho millones de francos suizos, alrededor de nueve millones de dólares.

A diferencia de ediciones anteriores, este año no ha sido convocada ninguna manifestación en contra del foro, símbolo del capitalismo a ultranza para los globalifóbicos.

En la edición de 2015 en el foro participan alrededor de 2,500 personas, la mayoría líderes empresariales mundiales pero también políticos, economistas, responsables de ong y periodistas.

Cuarenta jefes de Estado o de gobierno asistirán al evento en esta edición, que concluirá el sábado en la noche.

Entre ellos el secretario estadunidense de Estado, John Kerry, el nuevo presidente de Egipto Abdel Fatah al Sissi, el presidente francés, Francois Hollande, y la canciller federal alemana Angela Merkel, entre otros.

erp