Pese a los avances de la reforma tributaria de 2013, México tiene que realizar nuevos cambios que incrementen los ingresos y debe hacer una revisión al gasto público para que se ejerza conforme a objetivos, propuso Luis de Mello, Director de Estudios Económicos de Política Económica en la OCDE.

Al participar en el último día del Foro OCDE, México 2018, reconoció que no sería inteligente promover una nueva reforma tributaria si no se plantea un análisis sobre el gasto público eficiente.

Enfatizó que para enfrentar los retos de bienestar social, salud, reducción a la pobreza y apoyo familiar, se tiene que elevar la recaudación tributaria, a pesar del aumento que se logró en la reforma de 2014, el ingreso del sector público “sigue comparando muy bajo”.

Según sus datos, los países OCDE recaudan 35% del PIB y los países de América Latina  ingresan por esta vía el 25% del Producto. En contraste, incluso considerando la reforma tributaria de 2014 como exitosa, advierte que solo recauda el 17.4% del PIB.

En la misma sesión participaron las directoras de México Cómo vamos y México evalúa, quienes afirmaron que en el tema de reformas tributarias, el país se ha caracterizado por darles un perfil recaudatorio, aún cuando de origen, las plantean como distributivas.

“El grave problema es que el gobierno no gasta de forma eficiente, que sus reformas siempre terminan siendo recaudatorias, y que la falta de transparencia en el manejo del Gasto, desalienta a los contribuyentes a participar”, señaló Valeria Moy, Directora General de México, ¿Cómo Vamos?

Su observación fue secundada por Mariana Campos, Coordinadora del Programa de Gasto Público y Rendición de Cuentas México evalúa, quien esgrimió que sin confianza de la población, difícilmente se podrá tener una mayor participación del contribuyente para responder a una nueva reforma tributaria.

ymorales@eleconomista.com.mx