La crisis financiera del 2009 trajo la oportunidad de que el país hiciera cambios de fondo, pero la clase política, pensando en otras cosas, desaprovechó la oportunidad para hacerlos .

Ante ello, la urgencia de una reforma fiscal se acabó , advirtió Juan Ignacio Gil Antón, presidente de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS).

El directivo recordó que las aseguradoras son el tercer ahorrador institucional en México y el segundo en ahorro voluntario, sólo después de las sociedades de inversión.

Por ello, se trata de un sector estratégico en el desarrollo del país, ya que la economía requiere de montos disponibles para respaldar inversiones a largo plazo.

Debido a lo anterior, informó que una de las prioridades para el año en curso será solicitar a las autoridades que definan su posición ante el ahorro interno del país y el tratamiento fiscal que tendrán los seguros .

Agregó que encontrarán la manera en la que el Estado apoye a los intermediarios para que generen más ahorro, ya que si México no comienza a invertir a tasas de 20 o 25% del PIB, quedaremos fuera en el ámbito competitivo .

Tareas pendientes

El Presidente de la AMIS también recordó que el sector tiene tareas pendientes, mismas que serán prioridad de los comités de dicha Asociación, entre ellas se encuentran las modificaciones a la Ley General de Instituciones y Sociedades Mutualistas de Seguros (LGISMS) y la aplicación de Solvencia II, para lo que están trabajando con todo el sector para dar a conocer los requerimientos de capital que pide esta normatividad.

Otra de las prioridades para el sector asegurador, durante el 2010, será encontrar la manera de dar certeza a todas las partes que componen y participan en el seguro de gastos médicos, como hospitales, médicos, aseguradoras y clientes, dijo el directivo de AMIS.

cruiz@eleconomista.com.mx