La Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) es una de las dependencias gubernamentales con más observaciones realizadas por la Auditoría Superior de la Federación (ASF), las cuales representan un costo que supera los 200 millones de pesos, informó Jorge Carlos Ramírez Marín, titular de la Sedatu.

El funcionario federal detalló que las observaciones recibidas son por el ejercicio del 2012 y se realizaron al Fondo Nacional de Habitaciones Populares (Fonhapo) y a la Secretaría de la Reforma Agraria, que para el 2013 fue absorbida por la Sedatu.

Las irregularidades detectadas por la ASF tienen que ver con la sustitución de beneficiarios de financiamiento (clones) o subsidios del Fonhapo y de los programas sociales que tenía la SRA, como el Programa de la Mujer en el Sector Agrario (Promusag) y el Fondo para el Apoyo a Proyectos Productivos en Núcleos Agrarios (Fappa).

Jorge Carlos Ramírez expresó que los programas sociales y de vivienda mencionados son sumamente observados por la ASF.

Hay muchos casos en los que la ubicación de la vivienda no corresponde a donde se hicieron las presuntas obras y otros en los que el beneficiario no se encuentra en la zona donde según se hicieron las construcciones; también situaciones donde simplemente no se edificó en la zona que informaron, con los programas sociales se trata de lo mismo , destacó.

Entrevistado después de su participación en el tercer Intercambio Internacional de Gobernanza de la Tierra, Jorge Carlos Ramírez enfatizó que a partir del 2013 la situación de traslados de beneficiarios es un tema que no se repetirá.

Al inicio de esta administración se puso un énfasis muy importante en tener cuidado con este tipo de situaciones. Por lo pronto, en el tema de traslado de beneficiarios no se puede repetir, porque simplemente fue inadmisible. Era preferible no hacer o no entregar el apoyo que aceptar que un recurso designado a una persona se entregara a otra , declaró el secretario.

A partir de las observaciones realizadas por la Auditoría, la Sedatu tratará de resolver las irregularidades detectadas, además de que participará profundamente en las investigaciones que les fueron solicitadas.

ytorres@eleconomista.com.mx