La propuesta presidencial para reformar el sistema de pensiones del país, si bien no es profunda, sí es necesaria y no porque el sistema de administradoras de fondos para el retiro (afores) sea malo o haya fracasado, sino porque el mercado laboral mexicano tiene muchos altibajos y lo primero que no se previó es que los salarios serían muy bajos.

En entrevista, Ricardo Martínez Rojas, vicepresidente Jurídico de Seguridad Social de la Confederación de Cámaras Industriales de los Estados Unidos Mexicanos (Concamin), detalló que el mercado laboral está muy accidentado, “la gente cambia mucho de trabajo o se sale y se va a la informalidad, o sea la propia fuerza del empleo mexicano no permitió que el sistema se fortaleciera adecuadamente. No quedó de otra más que bajar las semanas de cotización de 1,500 a 1,000, pero con una transición que comenzará con 750 semanas”.

No obstante, comentó que existe una preocupación porque la cuota social desaparece para los trabajadores de cuatro o más UMAS (Unidad de Medida y Actualización) cuando antes todos los trabajadores mexicanos tenían derecho a que se les aprobara la cuota social, pero “para los salarios superiores baja y no me parece correcto porque creo que todos los mexicanos tienen derecho a recibir apoyo del gobierno, no sólo los salarios bajos, no me gusta que la cuota social sólo sea para los salarios muy chiquitos, me parece injusto para la población mexicana”.

Martínez Rojas, también socio de la firma de abogados especializada D&M, destacó que en lo que se refiere a las cuotas que cobran las afores a las comisiones, “es alta, muy alta la comisión en México, si tú te das cuenta el promedio entre Colombia, Chile y EU es de 0.56% y acá se van a 1%, es decir, el doble, lo que impacta al trabajador casi en 12% de su ahorro”.

En ese sentido, expuso que la propuesta de reforma que se discute en el Congreso es transitar a un promedio internacional que no se pase de 0.56% como sucede en países como Colombia, Estados Unidos y Chile; “me parece correcto porque si no resulta muy exorbitante para el trabajador lo que le están cobrando de cuota. Es parte de lo que el sistema les ha sangrado a los trabajadores”.

Afores consolidadas

Tras señalar que es entendible que sea complicado para las afores competir en el mercado, el especialista en seguridad social destacó que ya tuvieron 25 años para consolidarse, “al principio las comisiones eran mucho más altas, pero ya el sistema está sólido; quizás al principio sí eran necesarias las comisiones para que las afores tomarán cierta fuerza, pero ahorita ya es un sistema totalmente consolidado, sólido y sí es correcto que se bajen”.

Uno de los principales cuestionamientos que se ha hecho a la iniciativa es que con una disminución en sus comisiones van a perder competencia pero “que compitan a la baja, si yo puedo dar menos de 0.56% pues me bajo unos dos o tres puntitos para ser más competitivos y su capacidad también está en ver dónde invierten, en dónde ahorran también ellos. Ya llevan una ganancia, me parece que es justo que se tope la comisión porque ya está consolidado el esquema porque ya no es como hace 25 años, que requerían de una comisión para toda su estructura comercial, digital y todo, (el sistema) ya está más que consolidado”.

pilar.martinez@eleconomista.mx