El canje de bonos que en los próximos días completarán bancos y acreedores privados con el gobierno griego representa la mayor reestructuración de deuda soberana de la historia, según el Instituto Internacional de Finanzas (IIF).

El Instituto que representa a los acreedores financieros de Grecia explicó en un comunicado que esta reestructuración de deuda no sólo reducirá el monto de los pasivos soberanos.

También facilitará el refinanciamiento de otros 150,000 millones de euros en los próximos ocho años.

Si se concluye con éxito el canje de bonos, será la mayor reestructuración de deuda soberana y podría llevar a la reducción de la deuda griega en unos 107,000 millones de euros, lo que equivale a 50% de su PIB estimado para el año pasado , precisa el IIF en un comunicado.

Tal como lo explicó en el comunicado el director general del IIF, Charles Dallara, el acuerdo sin precedentes del rescate, así como las condiciones del canje, muestran las excepcionales y únicas circunstancias de Grecia y el contexto más amplio de los mercados de deuda soberana de Europa .

ARGENTINA PIERDE SU LUGAR

Previo a esta condonación, Argentina tenía el título de la mayor quita de la historia. En el 2002, la deuda del país sudamericano ascendió a 82,000 millones de dólares, unos 73,000 millones de euros.

En el comunicado, la institución precisó que por cada bono de deuda griega se condonará 53.5% del importe principal.

Aclaró que una tercera parte de cada bono a canjear, esto es 31.5% de cada título de deuda, será asumido por las instituciones financieras.

Así, los bancos, aseguradoras y fondos de inversión que son acreedores de Grecia accedieron a entregar al gobierno heleno un bono de deuda de vencimiento próximo y a cambio recibirán 20 nuevos bonos con vencimientos de entre 11 y 30 años.

Estos nuevos bonos quedarán sujetos a una amortización que tendrá que enfrentarse hasta el año 2023, por parte de los tenedores de bonos.

Para asumir estas pérdidas, las instituciones financieras serán respaldadas por el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF).

Según el IIF, el FEEF comprometerá unos 75,500 millones de euros en incentivos para la banca, garantías y el pago de intereses de los bonos.

Cada operación significará el siguiente desembolso para la comunidad europea: Los incentivos a la banca absorberán 30,000 millones de euros; además, el FEEF aportará otros 35,000 millones en garantías sobre el colateral de bonos griegos y 5,500 millones más se destinarán al pago de intereses de los nuevos bonos.

Finalmente, explicó Dallara en el comunicado, el acuerdo contribuirá a los esfuerzos más amplios de la zona del euro para resolver los problemas de la deuda soberana, mientras apoya el crecimiento global y la estabilidad financiera .

FIJAN POSICIONES TRAS EL ACUERDO

El secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), José Ángel Gurría, coincidió con Lagarde en que el éxito del acuerdo dependerá de los esfuerzos del gobierno griego para avanzar en reformas estructurales y sociales.

Según el funcionario, los cambios estructurales que pueda aprobar el Parlamento griego les permitirá encender los motores del crecimiento.

El préstamo es un respiro para que Grecia consiga los acuerdos que le permitirán fortalecer la estructura productiva, precisó en el comunicado.

El apoyo financiero de la eurozona y del FMI, junto con la quita voluntaria estimada de 53.5% en los bonos en manos del sector privado, aportará la confianza necesaria al mercado y dará un respiro para que Grecia pueda trabajar en su recuperación y para que Europa haga frente a su crisis de deuda soberana , refirió.

Agregó que es urgente para Grecia mejorar la recaudación de impuestos, impulsar la privatización y reforzar las reformas estructurales en los mercados laborales y de productos.

Por otra parte, el ministro de Finanzas de Japón, Jun Azumi, consideró que es muy pronto para definir cuál será la contribución que tendrán que dar el FMI a Grecia se habla de 60,000 millones de euros-, con el fin de que pueda lidiar con la crisis de la zona euro.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) determinará la aportación al programa de ayuda a Grecia tan pronto como se implementen las acciones acordadas con las autoridades griegas y una vez que la contribución financiera adecuada se asegure con el sector privado .

Así lo explicó en un comunicado Christine Lagarde, directora gerente del Fondo.

La combinación de ambiciosos y amplios esfuerzos políticos de Grecia y una contribución sustancial a largo plazo del sector público y privado crearán el espacio necesario para asegurar la sostenibilidad de la deuda , aclaró.

Tras desatorarse el acuerdo del segundo rescate para Grecia entre los miembros de la eurozona, la funcionaria comentó que el éxito del nuevo préstamo dependerá del compromiso griego para ampliar recortes en el gasto público y del apoyo a largo plazo de los estados miembro .

Se especula que en este segundo rescate la aportación del FMI será inferior a la del primer acuerdo signado en el 2010; el cheque girado desde Washington sería por 13,000 millones de euros.

En el comunicado, la Directora General del Fondo reconoció que las condiciones para liberar los recursos a Grecia suponen una serie de sacrificios para el pueblo griego .

Pero advirtió que se trata de una estrategia pensada para minimizar el impacto en la población más pobre y más vulnerable.

[email protected]