Uno de los principales retos que deberá enfrentar la actual administración y la siguiente es reducir el alto nivel de la inflación; así como enfrentar la reforma fiscal de Estados Unidos (EU) y mantener la estabilidad en las finanzas públicas.

Así lo consideró Fernando López Macari, el nuevo presidente nacional del Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF), quien en entrevista con El Economista expuso las medidas inmediatas que puede tomar el gobierno para que México se mantenga como un país competitivo.

Habló sobre el manejo de la política monetaria y fiscal que se llevó a lo largo de este sexenio y el pendiente que dejó en inversión pública, transparencia y rendición de cuentas.

¿Qué medidas inmediatas debe tomar el gobierno mexicano para enfrentar la reforma fiscal de Estados Unidos?

Se debe disminuir la tasa efectiva del Impuesto sobre la Renta (ISR), permitir la deducibilidad completa de las prestaciones de previsión social y aprobar una tasa de ISR menor a las utilidades para que las empresas reinviertan.

Estas tres acciones permitirían que sin bajar la tasa nominal y sin pasar por una aprobación de una estructura fiscal, se pudiera generar una tasa efectiva de ISR menor en México a la de Estados Unidos, lo cual contrarrestaría de manera parcial el efecto que podría tener la reforma de Trump.

Aun con lo anterior, nosotros creemos que debe existir una reforma fiscal integral que baje las tasas del ISR para las empresas y que incremente la base de contribuyentes gravando alimentos y medicinas con IVA con excepción de productos de la canasta básica, para no afectar a los sectores más vulnerables.

¿La sociedad mexicana está preparada para asumir un Impuesto al Valor Agregado generalizado, tomando en cuenta que no hay una buena percepción del uso de los recursos públicos?

En otros países se ha aplicado este modelo de la generalización del IVA y México no debe ser la excepción; evidentemente tiene un costo social y político, pero México está lo suficientemente maduro para asimilar este efecto y poderse perfilar para ser una economía de primer nivel en el futuro.

Generalizar el IVA permite que quienes más consumen paguen más impuestos. México es una economía que depende menos de los ingresos petroleros y tiene que acostumbrarse a vivir más de los impuestos que se generan en el país. Debemos pugnar para que exista un manejo sano de las finanzas públicas.

¿Qué pendientes deja la administración de Enrique Peña Nieto al siguiente gobierno en materia fiscal? ¿Les preocupa el nivel de deuda?

Lo que queda pendiente es aumentar más la base de contribuyentes, impulsar la inversión en las finanzas públicas y elevar la calidad del gasto.

En este sexenio se han hecho esfuerzos por lograr un superávit primario; desafortunadamente falta mucho por avanzar en materia de transparencia y de rendición de cuentas.

Creemos que ahí el gobierno tiene un área de oportunidad. Necesitamos impulsar el Sistema Nacional Anticorrupción en las entidades federativas y estatales.

Con respecto al nivel de deuda, observamos que si bien incrementarla pudiera ser uno de los factores para impulsar la economía, necesitamos que no se destine a gasto corriente, sino a proyectos de infraestructura.

Ahora, si pudiéramos hacer un resumen de la arista de la macroeconomía se ven bien manejada, lo confirman las calificadoras, pero hay una fuerte disminución del gasto en infraestructura y la realidad es que eso es lo que necesitamos reforzar.

¿Y qué pendientes hay en materia de política monetaria?

La inflación es el gran reto para el 2018, debemos seguir creciendo, pero se deben controlar las presiones inflacionarias que se puedan estar dando por los precios de la gasolina e insumos (...) Esperamos que se logre llegar a tasas de inflación cercanas a 3.9 o 4 por ciento.

Para el tipo de cambio, nuestra visión para el 2018 es que se ubique en 18.90 pesos el dólar, en el 2017 fue de alrededor de 19.73 pesos el dólar.

La tasa de referencia, esperamos que en el 2018 se presenten reducciones y que se ubique en 7%, desde 7.25% en que cerró el 2017.

¿Considera adecuada la estrategia que se implementó en la liberación de los precios de la gasolina?

Creemos que la libre fluctuación de los precios de la gasolina es un tema de mercado, debemos avanzar hacia economías donde el gobierno intervenga cada vez menos. De esta forma tendremos una mejor realidad de nuestra economía y podemos evaluar y tomar mejores decisiones como país.

¿Qué espera el IMEF del nuevo gobierno?

Esperamos que en este año la ciudadanía participe y que se informe de las propuestas de los candidatos, tanto de los efectos y sus consecuencias. Además, gane quien gane, lo debe hacer con estricto apego a la ley y hacer un buen manejo de las finanzas públicas.

El IMEF tendrá las puertas abiertas para aportar a las propuestas para que se puedan revisar, comentar y ayudar a ver cuál es el efecto de cada una.

elizabeth.albarran@eleconomista.mx