Durante el primer bimestre del año, los subsidios y transferencias que se realizan en desarrollo económico, que incluye sectores como comunicaciones, transportes y turismo, se redujeron en 43.3%, en términos reales y con respecto al mismo periodo del 2018.

Es la reducción más alta que se tiene desde el 2011, año desde el que se tiene registro, para un periodo similar, con lo que sólo se ejercieron 16,548 millones de pesos respecto a los 28,918 del mismo periodo del 2018, de acuerdo con información de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

El sector que tuvo la mayor reducción de subsidios y transferencias dentro del rubro de desarrollo económico fue transportes, pues pasó de 2,970 millones de pesos a 139.2 millones de pesos, es decir, una reducción real de 95.5 por ciento.

José Luis de la Cruz, director general del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC), comentó que lo anterior puede generar un impacto en el corto plazo en términos de crecimiento, pues podría retrasar la movilidad de las personas y la logística de mercancías que llegan a través de las carreteras.

“El hecho de que se retiren recursos a transportes implica que no se modernice la infraestructura del mismo y que con ello se interrumpan los flujos de uno de los medios de comunicación básicos en la economía mexicana. Se corre el riesgo de que esto dificulte la logística de personas y mercancías”.

Otro sector que se vio afectado con menores transferencias es turismo, al presentar una disminución de 32%, con lo que sólo ejerció 186.3 millones de pesos respecto a 263.9 millones del mismo lapso del año pasado.

Para el rubro de ciencia, tecnología e innovación los recortes en subsidios fueron de 21%, con respecto al primer bimestre del 2018, al pasar de 9,813 millones de pesos a 8,071 millones de pesos.

“Esto puede provocar que el desarrollo e innovación y la cuarta revolución industrial que se necesita en el país se detenga y que entonces los aumentos en competitividad y productividad, que emanan de estos rubros, no lleguen y ello va a cobrar factura en el mediano y largo plazos”, advirtió De la Cruz.

Los subsidios y transferencias que se realizaron en desarrollo social fueron por 190,042.6 millones de pesos, lo que implicó una reducción de 11.8%, respecto de los dos primeros meses del 2018 cuando se ejercieron 206,775 millones de pesos.

Pese a su reducción, los subsidios en desarrollo social son 11.4 veces mayores a las transferencias que se realizan en desarrollo económico.

Educación, el rubro con más recursos

Educación es el rubro que más subsidios y transferencias recibió, con un total de 89,265 millones de pesos, aunque significó una reducción de 11.4%; mientras que en salud se destinaron recursos por 30,880 millones de pesos, una disminución de 18 por ciento.

La mayor reducción se registró en el rubro de recreación, cultura y otras manifestaciones sociales, pues gastó 939 millones de pesos, 22.3% menos que en el 2018, según datos de Hacienda.

Para el director del IDIC, las reducciones en subsidios y transferencias mencionados se deben principalmente a que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador está dando prioridad a sus programas sociales como el de 68 y Más y Jóvenes Construyendo el Futuro; así como los proyectos de inversión como el Tren Maya, el aeropuerto y las refinerías.

“El gobierno primero canaliza mayores recursos a inversión, pero en los proyectos estratégicos que quiere impulsar; mientras que lo social está más enfocado a sus programas prioritarios”, concluyó.