La recuperación económica de las economías emergentes ha favorecido la disponibilidad de créditos bancarios, lo que podría fortalecer su actividad interna, estimó el Instituto de Finanzas Internacionales (IIF por su sicla en inglés).

El crédito disponible para empresas y consumo hipotecario crece en América Latina a un paso más acelerado que el fondeo disponible en los países emergentes de Asia, observaron especialistas del IIF.

Los líderes de la región en oferta de crédito son claramente Brasil, Venezuela y Colombia, aseguró la entidad que asocia a más de 3,000 instituciones financieras del globo.

Al difundir su análisis mensual Global Economic Monitor , el IIF destacó que las condiciones de préstamo en Chile y México se mantienen camino a la normalidad, con una lenta recuperación, resultado también de la recuperación económica menos dinámica.

Por primera vez en el análisis periódico, la entidad incluye resultados de la encuesta que aplica entre los bancos de los mercados emergentes, para identificar las condiciones de préstamo.

El ejercicio, aplicado a 45 miembros, muestra que en el primer trimestre del 2011 se presentó una notable diferencia entre la oferta de créditos y la demanda de los mismos.

Esto, según los analistas del IIF, es resultado de la incertidumbre que aún sienten los clientes acerca de la estabilidad de sus condiciones económicas. Las condiciones de la demanda, refirieron, son con todo mucho más sólidas que las observadas en el mismo periodo del 2010.

En contraste, se observó un aumento marginal en los estándares de acreditamiento, desde principios del año, lo que dicen, quizá refleja el gradual endurecimiento de la política monetaria y las políticas macroprudenciales que están en camino .

SIN CONTROLES

En el reporte, realizan un análisis sobre el flujo de recursos que persiste hacia las economías emergentes. El IIF considera que es mejor dejar que se aprecien las monedas, antes que imponer controles de capital como los que ha sugerido el Fondo Monetario Internacional.

En su análisis económico, el grupo de banqueros globales evidenció que los controles de capital son herramientas efectivas de momento, pero pueden volverse en contra de los países que las aplican en un largo plazo.

El incremento de flujos de fondo es uno de los factores de riesgo para un sobrecalentamiento de las economías emergentes y una presión inflacionaria, reconocieron. Pero tendrían que ser políticas económicas las que corrijan este fenómeno, antes que los controles, sugirieron. Las políticas económicas que podrían desacelerar esta llegada de recursos son los ajustes fiscales y medidas dirigidas al abatimiento de la inflación.

[email protected]