El economista en jefe del Banco Central Europeo (BCE), Philip Lane, prevé que la economía de la zona del euro volverá a finales del 2022 al nivel que tenía al cierre del 2019.

En un discurso en el seminario web “Food for Thought”, organizado por Frankfurt Main Finance, Lane dijo que las compras de deuda y las inyecciones de liquidez que ha aprobado el BCE para afrontar los efectos de la pandemia van a impulsar 1.3 puntos porcentuales la producción de la zona y 0.8 puntos porcentuales la tasa de inflación anual.

Lane calculó que las medidas de apoyo fiscal, que han aprobado los gobiernos de la zona, van a contribuir positivamente en 2.5 puntos porcentuales a la producción del área en el 2020.

“En la medida que el confinamiento se va levantando, vemos algunos signos de una recuperación inicial. Sin embargo, se espera que el proceso sea bastante gradual, toda vez que llevará tiempo a los consumidores y empresas recuperarse del impacto”, declaró Lane.

La débil demanda, las restricciones a los suministros y el distanciamiento social impiden la normalización de la actividad económica, según el economista jefe del banco central.

Lane dijo que la rapidez de la recuperación económica también depende del diseño y el calendario de los programas de estímulo, en concreto, el resultado de las negociaciones del fondo de recuperación de la Unión Europea será “un factor importante en determinar el ritmo futuro de la economía de la zona del euro”.

A comienzos de junio el BCE amplió su programa de compras de deuda de emergencia, por la pandemia, en 600,000 millones de euros, hasta 1.35 billones de euros, y lo prolongó hasta finales de junio del 2021.