La debilidad de los mercados emergentes y de la economía de China podrían amenazar a la recuperación económica de Estados Unidos en el 2016, indicó un análisis del grupo Citi Research (CR).

El alza a mediados de este diciembre de las tasas estadunidenses de interés, la primera desde el 2008, ocurrió ante la evaluación de la Reserva Federal (Fed) de que las perspectivas económicas eran favorables en el corto plazo.

Sin embargo, el análisis de CR considera probable que la economía estadunidense entre de nuevo en recesión el próximo año, es decir, que registre dos trimestres seguidos de contracción económica.

Tras analizar etapas recesivas en EU, Reino Unido, Alemania y Japón entre 1970 y el 2014, Citi Research encontró una probabilidad superior a 50% de que se produzca una caída en el crecimiento económico al cumplirse un nuevo ciclo.

NOTICIA: Solicitudes de subsidios por desempleo en EU, en mínimo de casi 42 años

Junto a las tendencias históricas, la actual coyuntura suma vientos en contra que amenazan a la frágil recuperación estadunidense señala el estudio.

David Levy, presidente de The Jerome Levy Forecasting Center LLC, pronostica sin rodeos que el empeoramiento de la situación económica mundial en el 2016, llevará a Estados Unidos a la recesión en el tercer trimestre del 2016.

"Realmente estamos viendo en los mercados emergentes una desaceleración, algunos países incluso ya están en recesión", señaló en un reporte de Money Watch.

Tras décadas de inversión en carreteras, fábricas, trenes de alta velocidad, vivienda y otras características de una economía moderna, estos países tienen mucho poder industrial, pero muy poca demanda para sostener su crecimiento, acotó.

NOTICIA: EU revisa a la baja dato de expansión en 3T, anota ritmo de 2.0%

El siguiente camino a la recesión es probable que pase a través de Beijing, en momentos en que China, la segunda mayor economía en el mundo, introduce reformas económicas y financieras para recuperar la senda de crecimiento.

Empero, la potencia china tiene un problema extremo de sobreinversión así como exceso de capacidad, por lo que es poco probables que pueda revetir la tendencia a la baja en el corto plazo, añadió Levy.

Para Citi Research, Estados Unidos ya siente el impacto de la desaceleración global, pues los fabricantes sufren por la débil demanda desde el extranjero, mientras los beneficios empresariales han estado cayendo desde hace un año.

El riesgo más grande para el crecimiento mundial es que la actividad en China se desacelere más bruscamente de lo que esperamos actualmente, y arrastre al mundo con él , advierte Citi Research.

abr