Tras el sorpresivo anuncio de que Reino Unido abandonará a la Unión Europea, el secretario de Hacienda y Crédito Público, Luis Videgaray, informó de un segundo recorte al gasto público en este año, esta vez por 31,715 millones de pesos.

Si se consideran los recortes del 2015, 2016 y el que se prevé para el 2017, hay una suma total de 560,115 millones de pesos, monto que representa 3% del Producto Interno Bruto (PIB).

El primer recorte se hizo en el 2015 por 124,300 millones de pesos, el cual se derivó por un panorama donde los ingresos petroleros del país se vieron afectados por las constantes caídas de los precios del petróleo.

Posteriormente, durante la aprobación del Presupuesto de Egresos de la Federación del 2016, se realizó un ajuste por 96,700 millones de pesos, pero como el panorama no mostraba señales de recuperación y la situación de Petróleos Mexicanos (Pemex) empeoraba, se anunció el tercer recorte al gasto por 132,300 millones de pesos.

No pasaron más de cinco meses cuando la Secretaría de Hacienda y Crédito Público decidió anunciar otro recorte al gasto público por 31,715 millones de pesos, con lo que el 2016 se convirtió en el año en que más ajustes se han hecho con un total de 260,715 millones de pesos.

Por adelantado, Hacienda anunció en los Precriterios Generales de Política Económica que para el 2017 también se realizaría un recorte al gasto público por 175,100 millones de pesos, con lo que, sumando los del 2015 y 2016, ascenderían a 560,115 millones de pesos.

Casi $200,000 millones de ?gasto corriente

De los recortes que se han hecho entre el 2015 y el 2016, el gasto corriente, que se refiere a los recursos que se destinan a los servicios personales, comunicación organizacional, viáticos u operaciones de la burocracia, acumulan ajustes por alrededor de 183,031 millones de pesos, según cálculos hechos por El Economista.

En el primer ajuste del 2015, 60% del recorte fue a este rubro por un total de 74,580 millones de pesos, mientras que en el 2016, el primer ajuste también fue de 60% y sumó 79,380 millones de pesos. En el último recorte anunciado se hizo el mayor ajuste (como proporción del total), pues de los 31,715 millones de pesos, 91.7% correspondió a este rubro.

Efecto Brexit

Luis Videgaray, secretario de Hacienda, comentó que el segundo recorte al gasto público en este año se hizo con la intención de mantener la estabilidad de las finanzas públicas que pudieran verse vulnerables ante la volatilidad que surgiera en los mercados financieros como efecto del Brexit.

Este recorte ayudará a disminuir el déficit fiscal y el Saldo Histórico de los Requerimientos Financieros del Sector Público -la medida más amplia de la deuda-; 91.7% de este recorte se hará en gasto corriente, que representan 29,071 millones de pesos , dijo el viernes luego de la sorpresiva noticia de la salida del Reino Unido de la Unión Europea.

Comentó que el gobierno federal seguirá ajustándose el cinturón con menores recursos a la burocracia o bien recortando plazas; sin embargo, hay dependencias que registran creaciones de plazas en áreas no prioritarias.

Donde se observa una clara disminución en el gasto corriente, en el rubro de servicios personales, y así lo vamos a seguir haciendo y así lo vamos a manejar para el 2017 (...) Se están recortando los recursos del gobierno para no afectar a las familias ni a las empresas , insistió.

De acuerdo con datos de Hacienda, en el primer cuatrimestre del año, el gobierno federal registró un gasto corriente por un total de 1 billón 183,912 millones de pesos, una reducción anual del 5%; en el rubro de servicios personales se observó una reducción de 2.2 por ciento.

Recortes en inversión afectarán crecimiento

En el caso del gasto en inversión, entre el 2015 y el 2016, los recortes suman un total de 105,284 millones de pesos. Diversos analistas comentan que recortar el gasto en inversión puede afectar el crecimiento de la economía entre cinco y 10 años.

Un recorte de inversión cancela posibilidades de desarrollo en el futuro. Si dejas de invertir en infraestructura en carreteras o en obra pública, dejas de generar empleos y se disminuye tu capacidad de crecimiento y de competitividad , expuso Marco Cancino, director general de Inteligencia Pública.

Indicó que si bien se hicieron recortes al gasto corriente, el gobierno federal debe ser más claro en los rubros donde se realizan los ajustes, por ejemplo, si es en el área de servicios personales, en los de comunicación social o bien en servicios operativos.

En este sentido, Joaquín Gándara, presidente del Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF), agregó que si bien es buena señal que el gobierno ajuste el gasto público para adaptarse a la realidad mundial, la inversión debería impulsarse.

Cualquier recorte del gasto tendrá un impacto sobre el crecimiento económico. Vemos muy positiva una reacción oportuna de las autoridades financieras por los recortes. Manda una señal de la tensión que están teniendo para garantizar la estabilidad macroeconómica del país .

Ha sido tal efecto de los recortes a la inversión pública que, en el primer cuatrimestre del año, cayó 19.6 por ciento. Se trató de la caída más alta desde 1995, para un mismo periodo, de acuerdo con las estadísticas de Hacienda.

elizabeth.albarran@eleconomista.mx