Por ahora no hay consenso entre analistas del mercado sobre el movimiento que hará el Banco de México (Banxico) en la que será su quinta reunión monetaria del año, este jueves 15 de agosto. Vector, Santander, Invex, Credit Suisse y CIBanco anticipan un recorte para esta semana en la tasa que hoy se encuentra en 8.25 puntos.

Pero 15 consideran que el ajuste se dará hasta septiembre, según los resultados más recientes de la encuesta quincenal de Banamex. Se trata de Actinver, Bank of America Merrill Lynch (BofA Lynch), Banorte, BBVA, BNP Paribás, Citibanamex, Finamex, Grupo Bursamétrica, Itaú BBA, Multiva, Pro Asset Management, Prognosis, Scotiabank, Thorne & Associates, Valmex y Vector.

El coordinador del Centro de Modelística y Pronósticos Económicos (Cempe) de la Facultad de Economía de la UNAM, Eduardo Loria, dice que no hay disyuntiva en la junta de gobierno: se tiene que recortar la tasa. El reto que enfrentan es determinar cuándo comenzar y en qué proporción.

“Seguro tendrán una áspera discusión. La decisión tendrá votos divididos porque ellos entienden que la tasa de interés está muy, muy alta y aún así, no genera un atractivo suficiente para evitar salidas de capital”, consigna.

Información del Banco de México muestra que se ha presentado una importante desaceleración del flujo de capitales del exterior. De hecho, el flujo de inversiones al mercado accionario y de deuda gubernamental sumó 1,571 millones de dólares entre enero y julio. Esta cifra es casi una tercera parte de los 4,764 millones que ingresaron en el mismo lapso del año anterior.

Los pros y contras

México se mantiene pagando el tercer premio más alto ofrecido por los mercados emergentes, de 8.25%, sólo detrás del que otorga Turquía (19.75%) y Argentina, que la mañana del lunes incrementó el rédito a 74 por ciento.

De acuerdo con el coordinador del Cempe, una tasa que en este nivel es un premio que paga el mercado a los inversionistas para que mantengan los títulos locales “evidencia la alta incertidumbre que prevalece respecto de las políticas públicas”.

“Pagar la tercera tasa más alta entre los mercados emergentes es preocupantísimo. No es buena noticia. Evidencia el grado de incertidumbre que mantienen los compradores de bonos de deuda pública y también impacta en el desempeño de la economía doméstica. Es el alto costo de una política tan errática”, indica.

Considera que los miembros de la junta de gobierno incorporarán en su análisis la inflación que se ha mantenido de forma consistente debajo de 4%, pero también asumirán la “importante resistencia en la inflación subyacente”, que dice, es el verdadero motor de la inflación.

Por otro lado, asumirán el hecho de una economía que desacelera y está estancada. “Un PIB que avanza a una tasa de 0.1% no muestra crecimiento. Es un claro estancamiento”, refiere.

En el contexto de incertidumbre mundial que prevalece, resulta determinante que la autoridad económica reactive la confianza de los inversionistas mientras garantizan políticas coordinadas en materia fiscal y monetaria.

[email protected]