El recorte al gasto que aplicará el gobierno federal para compensar la caída de los ingresos por cuenta del petróleo es congruente con el ejemplar manejo de finanzas públicas que caracteriza a México y con la calificación que tiene el soberano en Moody’s Investor Service, asegura el director en México de la agencia, Alberto Jones Tamayo.

Moody’s es la única calificadora que tiene a México en el escalón A , que corresponde a los emisores con un perfil crediticio más robusto, y tiene como resultado un menor riesgo. La calificación del soberano mexicano en la agencia es A3/perspectiva estable .

Entrevistado por El Economista, el funcionario refiere que la principal debilidad estructural de la calificación mexicana tiene que ver con los ingresos fiscales altamente dependientes de una sola fuente de pago y no se puede minimizar .

No obstante, advierte que desde el punto de vista crediticio lo relevante es ver cómo actúa el emisor ante su debilidad, y en ese sentido, lo que ha hecho México es gastar lo que se puede de acuerdo con su capacidad fiscal .

Y desde la perspectiva de Moody’s, aclara, México se mantiene en niveles fiscales donde puede maniobrar.

-Algunos analistas consideran que el recorte al gasto tendrá repercusiones en el crecimiento de la economía. ¿Esto podría vulnerar la posición financiera de México y la calificación con Moody’s?

A Moody’s no le preocupa si este año la economía crece a 3% o 3.5% o 2.9%, como consecuencia del recorte al gasto, porque consideramos que éste será un muy buen año porque el dinamismo de Estados Unidos se ha consolidado y generó demanda por exportaciones manufactureras de alto valor agregado, que tienen un peso importante en el PIB.

-¿Y qué pasará si continúa pronunciándose la caída del precio del petróleo como pronostican algunos analistas y organismos internacionales? ¿Bajo este escenario podría venir un nuevo recorte al gasto que vulnere la calificación?

No se ve ese escenario porque desde hace 20 años las autoridades económicas han demostrado que la reducción de ingresos públicos genera recortes en el gasto público. Ahora, a diferencia de otros episodios similares, la necesidad de recortar no es tan grande porque el país cuenta con el fondo de estabilización petrolera y este año está cubierto aun si el precio del petróleo baja más.

-¿Qué pasará en el 2016?

Si se diera el caso de que siga bajando los ingresos serían considerablemente menores y el gasto tendría que ser congruente. Pero repito que por ahora, no lo vemos como un riesgo, tendría el país un gasto púbico menor por el factor de crecimiento, pero el multiplicador fiscal de México no es tan grande y tienen más elementos como formación bruta de capital, la construcción, en ese escenario México tiene más elementos para contrarrestarlo.

ymorales@eleconomista.com.mx