Ante choques adicionales que pudieran afectar los ingresos públicos como consecuencia de una menor producción en la plataforma petrolera y bajos precios del crudo; la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) recurriría como última instancia a un recorte al gasto público. En caso de materializarse estos ajustes, el presupuesto para inversión es intocable. Lo primero que se sacrifica son los gastos en comunicación social.

Durante una reunión de trabajo con la tercera comisión de la Permanente en la Cámara de Diputados, Miguel Messmacher, subsecretario de Ingresos de la SHCP, explicó la ruta que el gobierno federal seguirá ante la caída de los ingresos petroleros.

En primera instancia, aclaró, compensar con excedentes de ingresos que hubiera en otros rubros los faltantes en los ingresos petroleros, por ejemplo: utilizar recursos de la recaudación de impuestos.

El procedimiento señalado en la Ley de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria, que se seguiría en caso de cualquier disminución en los ingresos programados, es primero compensar los faltantes con ingresos tributarios , detalló.

Si ello no fuera suficiente, se podrían utilizar los recursos del Fondo de Estabilización de los Ingresos Presupuestarios, que tiene recursos por 36,000 millones de pesos.

De no ser suficientes, se tomarán los recursos del Fondo Mexicano del Petróleo, pero como éste va empezando, no cuenta con reservas. Por ello, antes de cualquier recorte se recurre al Fondo de Estabilización de los Ingresos Presupuestarios, enfatizó.

En caso de que las 32 Entidades Federativas registren una disminución en su recaudación federal participable, puntualizó que se puede compensar con el Fondo de Estabilización de las Entidades Federativas (FEIEF), que ascenderá este año a 38,000 millones de pesos.

Ante legisladores, quienes manifestaron sus inquietudes ante el panorama económico , Messmacher aclaró que si estos mecanismos no fueran suficientes, entonces sería el momento de realizar un recorte al gasto público.

En caso de que las finanzas públicas registren choques negativos, no se estaría incrementando el déficit, ni se establecerán nuevos impuestos ni modificaciones a los impuestos ya existentes. Por el momento no hay elementos que permitan identificar que habrá faltantes en los ingresos del gobierno federal , aseguró.

Pemex y CFE son autónomos

El funcionario explicó que un cambio importante en el marco presupuestario para el 2015 es que como resultado de la reforma energética, Petróleos Mexicanos (Pemex) y la Comisión Federal de Electricidad (CFE) son autónomos en su presupuesto.

Pemex y CFE son autónomos desde el punto de vista de realizar cualquier tipo de ajuste en su presupuesto que ellos quieran o no realizar, tanto a la alza como a la baja en su gasto , dijo.

Es decir, precisó, que si a lo largo del año tienen faltantes de ingresos, son las empresas productivas del Estado quienes decidirán qué tipos de ajustes realizar en su gasto.

En este sentido, tanto Pemex como la CFE, con respecto a lo que se llegase a observar para este año y para el 2016, son quienes deberán de realizar sus estimaciones de ingresos, y serán quienes tendrán que determinar qué tipo de ajustes realizar en caso de que estimen ingresos distintos en su presupuesto.

Hacienda dio un nuevo marco, no tiene ninguna facultad para instruir ni a Pemex ni a CFE para que realicen ajustes en su gasto, siempre y cuando éstas mantengan su balance presupuestario aprobado por el Congreso , concluyó.