Las autoridades mexicanas deben reconsiderar el Plan de Negocios de Pemex, recomiendan los expertos del Fondo Monetario Internacional (FMI). Tal como se encuentra ahora, “deja bajo la responsabilidad total del gobierno la viabilidad financiera de la petrolera”. Esto ocurre en un momento donde las finanzas públicas están especialmente presionadas por la baja recaudación del país y mermadas por el impacto de una economía que se desacelera.

“El Plan de Negocios limita la cooperación con firmas privadas en exploración de aguas profundas y limita la participación a contratos de servicios”, advirtieron los expertos del organismo.

Destacaron que el plan de la petrolera propone “invertir mucho en refinación, un negocio caracterizado por baja producción, pérdidas y no ofrece en su programación un plan concreto para reducir su costo operativo”.

Los integrantes de la Misión de Expertos del FMI de México advirtieron que “la situación financiera de Pemex sigue siendo débil, su deuda es elevada y la producción de petróleo sigue cayendo”.

Sugirieron reconsiderar las decisiones sobre cooperación con la Iniciativa Privada en este sector, pues “la participación conjunta de las empresas del sector privado con el gobierno, sigue siendo la forma más prometedora de remplazar las reservas y aumentar la producción, dadas las presiones fiscales que enfrenta el gobierno”, aseveraron.

Diagnóstico que, junto con el Plan de Negocios como está, puede conducir a que la petrolera pierda el grado de inversión que mantiene en alguna de las dos calificadoras donde lo conserva, que son Moody’s y Standard and Poor’s. Si se completa esta acción y Pemex se convierte en un emisor especulativo, acumulando la segunda pérdida del grado de inversión, “aumentarán los costos de financiamiento para la petrolera y para otros corporativos no financieros”, advirtieron.

Además, no se puede descartar que los tenedores de deuda de Pemex se desprendan de algunas de sus posiciones, generando más volatilidad y endurecimiento contra emisiones locales. “La recomendación es dar pasos concretos para fortalecer el gobierno corporativo (de Pemex), garantizar el respeto al estado de derecho, a los contratos y avanzar en la ejecución de reformas estructurales”.