Antes de noviembre próximo podría confirmarse la renuncia de Grecia al Euro y el anuncio se daría un viernes por la noche, aprovechando el cierre del mercado, coincidieron analistas de las consultorías PWC, Boston Consulting Group y Corporate Executive Board.

En una nota dirigida a sus clientes, Peter Frank, analista de PWC trata de explicar que se deben desarrollar planes de contingencia centrándose en tres escenarios posibles: la salida de Grecia, el abandono de más de un país o la ruptura de la Eurozona en su conjunto.

De hecho la consultoría estadounidense Corporate Executive Board difundió una encuesta levantada entre sus clientes donde 80% anticipaba la salida de Grecia del Euro en menos de tres meses. Ante esta evidencia están implementando planes que no tomen por sorpresa a las empresas a las que asesoran.

Aparte, Heiner Lesten, socio del Boston Consulting, ha observado a sus clientes que un anuncio de estas dimensiones, tendría que darse un viernes por la noche , habiendo cerrado los mercados , lo que suavizaría la reacción del mercado que a la vez, se iría diluyendo conforme pasa el fin de semana.

En notas separadas, emitidas tras recibir la consulta de clientes de ambas firmas, preocupados por la situación, consideraron que en cualquier modo tendrían que desarrollarse desde ahora planes que garanticen liquidez a las empresas para garantizar liquidez ante eventuales controles de capital previsibles.

DRACMA, EL REGRESO

La renuncia de Grecia al Euro, tendrá importantes implicaciones en el mercado financiero mundial, más allá del nerviosismo. A nivel negocio, detalla el análisis del Boston Consulting, las empresas que tienen asociados operando en Grecia tienen que garantizar liquidez para cumplir sus obligaciones financieras y laborales.

De ahí, que tal como lo reportó el New York Times, hasta firmas como Visa están considerando hacer una rápida transacción a una nueva moneda con la mínima molestia a los consumidores, en caso de que alguno se encuentre en Grecia, en el momento de la renuncia.

En la misma nota, el NYT explica que Bank of America Merrill Lynch y JP Morgan, están contemplando preparar una reserva propia de dinero por si falta la liquidez a sus clientes situados en Grecia.

Es más, según la nota hasta la empresa de automóviles Ford, tiene ya desarrollados programas informáticos para responder automáticamente en caso de que entre en circulación una nueva moneda en aquél país.