Entre siete medidas que la OCDE recomendó a México desde el 2009 para impulsar una economía petrolera, cuatro fueron ignoradas por las autoridades y el Congreso.

Se trata de sustituir la regla de equilibrio presupuestario nominal por un límite al déficit estructural no petrolero, esto significa ahorrar en tiempos de bonanza para poder elevar el déficit en tiempo de vacas flacas.

Tampoco se hizo caso en evaluar con regularidad el límite para el déficit estructural no petrolero con el fin de estabilizar la posición financiera neta del sector público.

Reportar los subsidios a la energía y el costo de la nivelación de precios como gasto en lugar de como impuesto negativo. Y sustituir el IEPS a los combustibles con un impuesto especial al consumo.

Al interior del estudio económico de la OCDE para México, los expertos dirigidos por Nicola Brandt, economista senior para el país, precisaron que, en cambio, sí se estableció un mecanismo que vincula los precios de la gasolina con sus referentes internacionales. Tal como lo sugirió la entidad en el pasado.

Se siguió adelante con la reforma tributaria, al incrementarse la tasa general del IVA de 15 a 16%, se incrementó la tasa del impuesto sobre depósitos en efectivo a 3% y se incrementó el impuesto especial sobre la venta de cigarros, esto atendiendo la sugerencia de continuar con la reforma tributaria.

Y se dio seguimiento a la reforma de Pemex para aumentar los incentivos a la participación del sector privado.

REFORMA FISCAL, PRIORIDAD

Al presentar el documento desde la sede de la OCDE, en París, Pier Carlo Padoan, secretario general adjunto y economista en jefe, insistió en la urgencia de acelerar la reforma tributaria que garantizaría el financiamiento sostenible de inversiones vitales en infraestructura, educación y políticas sociales en México.

Reconoció que es más difícil lograr este tipo de cambios estructurales en periodos electorales como los que está viviendo el país, pero advirtió que según la evidencia del mismo país, sí pueden conseguirse.

LAS RECOMENDACIONES

En el informe, que trae como tema destacado el de la reforma fiscal, hacen un llamado a reducir los regímenes empresariales especiales, transitar hacia un gravamen a todos los renglones salariales a la misma tasa, impulsar un acuerdo con los gobiernos subnacionales para aumentar su recaudación tributaria y evaluar el Impuesto Empresarial a Tasa Única para cambiarlo por un impuesto sencillo.

DUPLICAN FUNCIONES

ATENCIÓN MÉDICA UNIVERSAL, FUTURO IDEAL PARA MÉXICO: OCDE

México tendría que transitar a un sistema de atención médica universal, que haría más eficiente el gasto de recursos en infraestructura hospitalaria, médica y en suministro de medicamentos, observó Nicola Brandt, economista senior para el país en la OCDE.

Durante la videoconferencia de prensa, Nicola Brandt observó que el tener dividido el servicio de salud pública en entidades como el IMSS, ISSSTE y Seguro Popular, existe el riesgo de que se estén duplicando funciones que en cambio podrían universalizarse.

Sin embargo, evidenció que en todos los casos la oferta de salud pública de México ha cumplido de manera importante con ampliar la cobertura.

Descartó que exista evidencia empírica que demuestre que el Seguro Popular se haya constituido en un incentivo a la informalidad en el país, pero reconoció que sería más eficiente administrativamente, si se pudiera financiar la oferta de servicios de salud pública con los impuestos recaudados en el país.

SUBSIDIOS INEFICIENTES

De acuerdo con la funcionaria, si el gobierno consigue ahorrar el subsidio ineficiente a la gasolina y al diesel podría destinar estos recursos a fortalecer programas de asistencia social como son Oportunidades y el Seguro Popular.

Refirió que la oferta de un servicio de salud más integral tendría que ser un incentivo para ingresar al sector formal.