El Banco Central Europeo (BCE) suspendió hasta nuevo aviso los criterios de elegibilidad sobre la deuda emitida o garantizada.

Previo al anuncio, los títulos emitidos por los miembros de la eurozona sólo eran respaldados por la autoridad si contaban como mínimo con una nota de A por parte al menos de una de las agencias de calificación.

En un comunicado, el banco central destacó que tras analizar el plan de ajuste considera que es más que adecuado para mejorar la situación financiera del país , lo que respalda ahora con esta decisión de bajar la calificación mínima.

Entre los miembros de la zona, sólo Grecia cuenta con una calificación debajo de esta A , tras haber sido degradados por Standard and Poor’s.

Esta decisión implica que las emisiones griegas, cualquiera que sea su calificación, tendrá acceso al BCE y con esta medida se acota el riesgo financiero de no pago, supuesto por la misma agencia calificadora, la semana pasada, que afectaba a los tenedores de deuda griega.

De acuerdo con Thorsten Polleit, analista en Barclays Capital, ésta es una acción de emergencia que muestra la gravedad de la situación y tendría que verse como un espaldarazo más a las medidas del gobierno griego.