La recesión se profundizó en el Reino Unido en el segundo trimestre debido a una contracción mayor de la prevista de la economía, según datos oficiales publicados el miércoles, a dos días de la apertura de unos Juegos Olímpicos que deberían tener un impacto positivo.

El Producto Interior Bruto (PIB) británico retrocedió un 0.7% entre abril y junio, la tercera caída consecutiva y mucho más importante de lo que anticipaban los analistas, precisó la Oficina Nacional de Estadísticas (ONS).

La economía británica había perdido ya 0.4% en el último trimestre de 2011 y 0.3% en el primero de 2012.

El retroceso del 0.7%, el más importante desde los tres primeros meses de 2009, en plena crisis financiera, fue impulsado especialmente por un hundimiento del sector de la construcción (-5.2%), aunque también decrecieron la producción industrial (-1.3%) y los servicios (-0.1%).

Además, la economía sufrió el impacto negativo del festivo suplementario decretado durante el largo fin de semana de celebración del Jubileo de Diamante de la reina Isabel II a principios de junio y del mal tiempo, dado que los meses entre abril y junio fueron los más lluviosos desde que empezaron a recopilarse estadísticas a principios del siglo XX.

Este dato decepcionante supone un nuevo revés para la coalición gubernamental liderada por el conservador David Cameron, que continúa defendiendo contra viento y marea su polémico plan de austeridad para reducir el déficit público, acusado de impedir la recuperación.

Para el primer ministro, esta nueva contracción "muestra el alcance de las dificultades con las que lidiamos, en particular la situación justo al lado en la Eurozona, donde nuestros vecinos también tienen muchas dificultades".

"Sabemos que el país tiene problemas económicos profundamente arraigados y estas cifras decepcionantes lo confirman", declaró por su parte el ministro de Finanzas George Osborne, quien se declaró "implacablemente centrado" en la recuperación económica del país.

Pero la oposición no tardó en reaccionar, calificando las cifras de "escandalosas" e insistiendo en el "fracaso" de los planes del gobierno puesto que el Reino Unido es junto con Italia el único país del G20 que sufre una doble recesión después de la de 2008-2009.

Si estos datos no hacen que el ministro de Finanzas se despierte y cambie de rumbo, no sé qué más lo puede lograr", dijo el portavoz de asuntos económicos del partido laborista Ed Balls, recordando que "gracias a Dios que llegan los Juegos para dar a la economía la inyección que necesita".

Los preparativos de los Juegos Olímpicos que se inauguran el próximo viernes ya estimularon el empleo, al menos temporalmente, como mostraron los datos oficiales publicados la semana pasada.

El gobierno cifra en 13,000 millones de libras (20,000 millones de euros, 16,500 millones de libras) el impacto de los Juegos Olímpicos en la economía en los próximos cuatro años, aunque los economistas están divididos sobre sus efectos a largo plazo.

El banco estadounidense Goldman Sachs estimó por ejemplo que los Juegos sólo aportarán entre tres y cuatro décimas de crecimiento suplementario en el tercer trimestre y que la tendencia se invertirá en el siguiente.

Howard Archer, economista de IHS Global Insight, también augura un retorno del crecimiento para el próximo trimestre, gracias a los Juegos que continuarán hasta el 12 de agosto, pero advierte que "la estricta política fiscal y los importantes problemas que tienen los consumidores seguirán limitando la actividad económica británica" durante el resto de 2012.

RDS