La mínima aportación que hizo México al PIB mundial en 2009, lo arrastró hasta el puesto 50 en un comparativo de las 57 economías más productivas del planeta, según la Escuela de Negocios de Suiza (IMD).

Esto fue resultado de la importante recesión del año pasado. No obstante, si el comparativo se realiza de acuerdo al tamaño de la economía, México se mantiene como la 14ª más grande del globo.

Como el desempeño económico es uno de los cuatro fundamentos de la competitividad que mide la escuela de negocios, en su Libro anual de competitividad mundial 2010, el deterioro del PIB mexicano fue un lastre también para el atractivo a la inversión productiva.

Así, de ser la 46 economía más competitiva del planeta en 2009, bajó al puesto 47 en una muestra de 57 países.

Esto significa que economías como la de Perú (41), Chile (28); Katar (15) y Malasia (10), lograron una mejor posición competitiva en la escala mundial.

El caso mexicano es solo un ejemplo del impacto que tuvo la crisis en la actividad productiva y en el índice de competitividad, pues la gran recesión mundial arrastró principalmente a las consideradas primeras economías del mundo.

Espíritu empresarial salva potencias

En 2009, Estados Unidos, Japón, Reino Unido y Francia, dejaron de ser la locomotora del PIB mundial por su escasa contribución al desempeño productivo global y pasaron hasta los sitios 27, 42, 45 y 25, respectivamente.

Visto bajo la lupa de la competitividad, por primera vez en 20 años, Singapur y Hong Kong han rebasado a Estados Unidos en el ranking del IMD .

Estados Unidos cayó al tercer sitio de la lista y no tuvo un mayor desplome porque es un importante líder en negocios, activo promotor de la empresa, y mantiene una supremacía sin parangón en tecnología .

Deuda, el gran pecado

Debido a las características fiscales de la mayoría de los Viejos países industrializados –desde Japón al Reino Unido- los expertos del IMD hicieron una prueba de stress a las endeudadas arcas públicas de estas economías.

Entre las conclusiones, encontraron los especialistas que todavía en el año 2084, países como Japón tendrán que lidiar con el pesado endeudamiento público . Actualmente cargan una deuda que es del 227% del PIB.

Estados Unidos terminará de desendeudarse, según estas estimaciones hasta el año 2033; Reino Unido en el 2028.

ymorales@eleconomista.com.mx

RDS