El Fondo Monetario Internacional (FMI) ratificó que México mantiene las condiciones de estabilidad macroeconómica y prudencia en la gestión de las finanzas, que le garantizan acceso a la Línea de Crédito Flexible (LCF).

Tras la revisión intermedia a la que debe someterse México para mantener acceso inmediato y sin condición alguna a la línea abierta de crédito por 47,292 derechos especiales de giro (DEG), actualmente equivalente a 65,000 millones de dólares), los expertos del Fondo consideraron que, pese a los choques externos, se mantiene una posición externa sostenible.

En un comunicado, el Fondo informa que tras haber realizado una revisión exhaustiva de la situación financiera y económica del país, México mantiene las condiciones de estabilidad macro que le permiten mantener el acceso a estos recursos, al menos de aquí a nov iembre del año entrante, que es el plazo de la cobertura.

De ejercerse, la LCF garantizará la liquidez en dólares para el mercado mexicano, hasta por 65,000 millones de dólares adicionales a los disponibles en la reserva internacional del Banco de México, matiza desde Washington el director adjunto del Departamento del Hemisferio Occidental del Fondo, Robert Rennhack.

Las autoridades consideran que la LCF es un seguro valioso contra los riesgos de cola por choques externos y la mantienen en un carácter precautorio , asegura el comunicado del FMI.

Escenario de riesgo

De acuerdo con Rennhack, México recibirá un efecto neto positivo del alza de tasas de interés en Estados Unidos, porque el movimiento de la Fed estará sustentado en un crecimiento más sólido de aquella economía .

No obstante, reconoce que existe un escenario de riesgo, que tendría que ver con una expansión no tan sólida de EU, o con un rápido aumento de la inflación de aquel país que venga acompañado de tasas de interés más altas.

Ahí sí se complicarían las condiciones del mercado para México , reconoce. Y en ese escenario, que considera es poco probable, la LCF le dará seguridad de que cuenta con liquidez adecuada ante un choque externo .

En el análisis, los especialistas del Fondo refieren que México se mantiene expuesto a choques externos y que por ello la LCF jugará un papel importante para apoyar a las autoridades en su estrategia de enfrentar los riesgos del sistema financiero y apuntalar la confianza del mercado .

Resarcir reservas, tarea

En el análisis de los expertos del Fondo, se explica que las autoridades mexicanas se comprometieron a completar la consolidación fiscal y restituir las reservas internacionales.

La reserva internacional se forma principalmente con los dólares que compra el Banco de México al gobierno federal y a Petróleos Mexicanos (Pemex).

De acuerdo con el funcionario, sí existen mecanismos adicionales de compra de dólares que se han puesto en marcha en el pasado para ahorrar reservas. Además, matiza que no hay prisa para que el banco central las reconstituya. El nivel en el que se encuentran ahora, en poco más de 170,000 millones de dólares, no es preocupante , advierte.

Consolidación fiscal, reto

De acuerdo con la nota que acompaña a la revisión del Fondo, la consolidación fiscal es otro reto fundamental que debe continuar atajándose para garantizar que la deuda pública se mantendrá en niveles estables.

Actualmente, el FMI estima que la deuda pública, que incluye todos los pasivos del sector público, cerrará el año en 51 puntos del Producto Interno Bruto (PIB).

Según el análisis, mientras más baja resulte la expansión económica, mayor debe ser el esfuerzo para garantizar que los requerimientos financieros del sector público se mantengan en niveles manejables.

Desde su lanzamiento, sólo tres economías emergentes han tenido acceso a esta línea de liquidez garantizada sin condicionamiento. Se trata de México, Colombia y Polonia. Y de los tres clientes platinum , como los identificó en el 2009 el entonces director gerente del Fondo, Dominique Strauss Kahn, México es el que tiene acceso al monto más alto de recursos.