La economía española experimentará un "despegue definitivo" el próximo año, tras un 2014 de recuperación, prometió este viernes el jefe del gobierno, el conservador Mariano Rajoy, mientras el líder de la oposición socialista consideraba "indecente" hablar de fin de crisis.

El año "2014 ha sido el de la recuperación y 2015 será el año del despegue definitivo de nuestra economía", afirmó en su balance anual Rajoy, al tiempo que confirmaba su intención de volver a presentarse a las legislativas, previstas a finales del próximo año.

"España crece con bases sólidas, claramente por encima de la media europea", declaró, recordando el PIB debe crecer 1.3% o 1.4% este año tras un retroceso de 1.2% en 2013. Y destacando la creación de 550,000 empleos en el segundo y tercer trimestres, sin dar datos globales, y la creación de 71,500 nuevas empresas, sin precisar no obstante las cifras netas.

"Después de siete años de crisis y caídas ininterrumpidas, por primera vez se ha creado empleo neto en España", agregó, felicitándose también de la buena salud de las exportaciones y de la mayor competitividad de las empresas españolas fruto de una "inflación en el conjunto del año del 0 por ciento".

Sumida en la crisis con el estallido de su burbuja inmobiliaria en 2008, coincidiendo con la tormenta financiera internacional, España salió en el tercer trimestre de 2013 de su segunda recesión en cinco años.

Aún así el desempleo sigue cercano al 24% (más de 52% entre los jóvenes) y hay 1.79 millones de familias en las que nadie trabaja.

En este contexto, los votantes parecen cada vez mas atraídos, según los sondeos, por el nuevo partido antiliberal Podemos, surgido en enero y contrario a las políticas de austeridad impuestas por el gobierno para reducir el déficit público.

"Hasta que no recuperemos los niveles de empleo previos a la crisis, hasta que no recuperemos los niveles de protección social previos a la crisis, lo que le exijo al señor Rajoy es que no utilice la palabra recuperación en vano", lanzó el líder del Partido Socialista, Pedro Sánchez.

"Es indecente e injusto que un gobierno que decreta el final de la crisis siga recortando en educación y en sanidad pública (...) siga recortando en prestaciones sociales a los desempleados" y "suba solamente tres euros el salario mínimo" que pasará de 645 a 648 euros al mes (en 14 pagas anuales), lanzó.

erp