El presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, prometió el sábado más reformas para una "economía más flexible y más competitiva", aunque no precisó cuales, al día siguiente del llamamiento del Fondo Monetario Internacional (FMI) a adoptar nuevas medidas.

" Hay que hacer reformas que hagan nuestra economía más flexible y más competitiva". "Por eso vamos a continuar haciendo reformas durante toda la legislatura. Tenemos que preparar al país para el futuro", afirmó Rajoy ante electos de su partido, el conservador Partido Popular (PP).

Recordó la serie de reformas ya instauradas en el ámbito presupuestario, bancario y en el sector de la electricidad, y admitió que los problemas más importantes del país seguían siendo la deuda exterior, el déficit presupuestario y "la falta de crédito".

Desde el anuncio del plan de rescate europeo a los bancos españoles el sábado pasado, Madrid afirma que no está sometido a ninguna otra condición que la reforma del sector bancario.

Pero el FMI, que asume un papel de supervisión del plan de ayuda europea de hasta 100.000 millones de euros, formuló el viernes sus primeras instrucciones, al defender entre otros un aumento inmediato del IVA y la reducción de los salarios de los funcionarios.

Para salir adelante, el país también debe "seguir con las privatizaciones de forma agresiva", identificar a "los bancos no viables", lo cual implica dejarles que quiebren, y "llamar la atención inmediatamente a algunas regiones e intervenir rápidamente" si no reequilibran sus cuentas, afirmó el FMI, en un informe presentado el viernes.

Estima que el objetivo de España de reducir su déficit al 5.3% del PIB contra el 8.9% en 2011 probablemente no se cumpla.

España se enfrenta a tasas de crédito casi insostenibles para financiarse en el mercado: la tasa de las obligaciones españolas a diez años se disparó el jueves a un nivel jamás visto desde la creación de la eurozona, al 6.967%.

mac