Mariano Rajoy volvió a insistir en que ha tomado decisiones que ni estaban en el programa electoral ni le gustan. En cualquier caso, ha dicho que en el presupuesto de 2013 no subirá los tributos de IVA e IRPF, pero que intentará cumplir con el objetivo de déficit del 4.5%. "Espero que no tengamos que tomar medidas tan difíciles como las que hemos tomado estos meses, pero tenemos que bajar el déficit".

"Yo no era partidario de subir el IVA ni el IRPF", apunto el presidente", pero si queremos que el país crezca hay que tomar estas medidas. España lo necesita [...] Si puedo haré que la situación vuelva donde estaba", ha afirmado, "bajar el déficit hace daño a la gente y puede agravar la recesión, pero hay que hacerlo".

Rajoy se refirió también a las reformas estructurales, y en este sentido destacó que "hoy la balanza de mercancías con Alemania está equilibrada, y eso es muy positivo. España llegó a tener un déficit exterior del 11%, y este año estará equilibrado. Nos queda la deuda externa, el déficit público". Y, una vez más, el presidente ha insistido en la irreversibilidad del euro: "Si uno se financia al 6% y otro al 0%, esto no funcional".

Por otra parte, al ser cuestionado ¿sobre si el Gobierno no pedirá el rescate hasta después de las elecciones gallegas y vascas, el presidente ha asegurado que tal afirmación "solo puede provenir de una mente malévola. Solo me preocupa el interés de España". "Cuando sepa qué se ofrece (en la actuación del fondo de rescate y del BCE) tomaremos una decisión, pero no tendrá que ver con esas acusaciones", ha dicho visiblemente molesto.

En alianza informativa con CincoDías.com