Los 65,000 millones de euros del ajuste fiscal anunciado por el presidente del gobierno, Mariano Rajoy, fueron bautizados como el mayor recorte de la democracia.

Es correcto, sin embargo, la cifra está sobredimensionada. La Comisión Europea (CE), el Fondo Monetario Internacional (FMI), la Agencia Tributaria o el propio gobierno, hasta ahora, calculaban el efecto de una medida fiscal en los 12 meses siguientes desde su aprobación.

En cambio, el Ejecutivo llega a la cifra de 65,000 millones de euros tras imputar las consecuencias del ajuste en varios ejercicios (2012-2014).

El gobierno de Rajoy, en el informe publicado en inglés en la madrugada del viernes, aplica una operación distinta. Además de estimar la recaudación adicional por el incremento del IVA entre el 1 de septiembre de este año hasta el mismo día del 2013, calcula el efecto para el ejercicio del 2014.

Esto tiene cierto valor informativo, no obstante, provoca que se sobredimensione el ajuste. Por la misma regla de tres, también se podrían sumar las consecuencias de la subida en el 2015, el 2016, el 2017 y así sucesivamente.

En los planes de ajuste que los gobiernos remiten a Bruselas, no se sigue esta pauta. Por ejemplo, el Programa de Estabilidad (2012-2015), enviado por el gobierno de Rajoy a la Comisión Europea en abril, refleja que la subida del IBI aprobada en el 2012 supondrá un aumento de los ingresos en 900 millones de euros. Una recaudación adicional que deja de computarse en los ejercicios siguientes.

Con la otra forma de cálculo, el ajuste derivado de elevar el IBI alcanzaría los 3,600 millones de euros entre el 2012 y el 2015. Y lo mismo sucede con el resto de medidas.

Por este motivo, resulta confuso comparar el ajuste de 65,000 millones de Rajoy con los 15,000 millones que supuso el recorte de Zapatero, que incluyó la rebaja del sueldo de los funcionarios o la congelación de las pensiones. Dicho esto, el ajuste de Rajoy sigue siendo el mayor de la democracia.

¿Quién paga más?

  • Se confirmó que en el 2013 se suprimirá la deducción por vivienda habitual, además de que la tasa especial del IVA de 4% que se aplica a la compra de casas pasará a 10%, ya que le corresponderá el tipo reducido a partir del próximo año.
  • Los productos y servicios que se mantendrán con el IVA reducido de 10% serán los alimentos elaborados y la hotelería.
  • En el cine y en el teatro, el aumento será de 8 a 21% del IVA. El Presidente de la Federación de Cines de España (Fece) expresó su indignación y mencionó que esta agresión será contestada individual y colectivamente.
  • A la música (CD y eventos musicales) se le aplicará un aumento de 18 a 21 por ciento.
  • En el caso de las corridas de toros y rejones, la imposición aumentará de 18 a 21%, indicó el empresario taurino Eduardo Canorea, mientras las novilladas con picadores aumentaran de 8 a 10 por ciento.
  • El anuncio de la subida del IVA también afectará al servicio público de transporte, de 8 a 10 por ciento.
  • Otros de los productos y servicios del IVA reducido que pasarán al segmento del IVA general y sufrirán un incremento de 8 a 13% son las cadenas de peluquería, estética, discotecas, circos y servicios funerarios.

En alianza informativa con CincoDías.com