Pasarán 15 años antes de que los 25 gobiernos de economías avanzadas, como Estados Unidos, Japón o Reino Unido, consigan reducir la deuda pública que hoy administran y que ronda los 100 puntos del PIB, anticipó el Fondo Monetario Internacional (FMI).

En el capítulo tres de su World Economic Outlook (WEO), precisan que la experiencia internacional de los mismos países desarrollados muestra que el proceso de desendeudamiento tras alcanzar niveles del PIB total suelen comenzar a verse en década y media, y son marginales.

Además, observan que el proceso inicia una vez que las economías realizan ajustes estructurales para renovar y fortalecer su actividad productiva, es decir, es muy lento el desendeudamiento.

EU, JAPÓN y REINO UNIDO, ?EN LA MUESTRA

Entre los 26 episodios analizados de alto endeudamiento entre las economías avanzadas, sólo tres terminaron en default: Alemania en 1918 y Grecia en dos ocasiones, 1888 y 1931.

Estados Unidos ya había tenido una deuda pública superior a 100% del PIB en 1946; Japón, la viene arrastrando desde 1997; Italia rozó este límite referencial en 1992, y Canadá en 1995.

Según el análisis, la debilidad de las economías avanzadas se profundizó en los periodos de alto endeudamiento que han tenido. Así, los países que registraron deudas de entre 90% del PIB y 115% del Producto registraron una reducción promedio de su potencial de crecimiento de 0.5 puntos.

LA RECETA

Tal como se lee en el capítulo tres titulado 100 años de lucha contra el sobreendeudamiento público , la hoja de ruta que sugiere el FMI a los gobiernos endeudados es:

  1. Respaldar el crecimiento para hacer frente a los efectos recesivos sobre la consolidación fiscal.
  2. Centrar la reducción de la deuda en cambios estructurales duraderos, como la rendición de cuentas públicas y transparencia.
  3. Implementar cambios estructurales para fortalecer competitividad. El caso italiano de los 90 demuestra, dicen, que sí se puede reducir la deuda a pesar de registrar un crecimiento poco vigoroso.

Esta misma receta fue reforzada por el director de Asuntos Monetarios, José Viñals, al pronunciar un discurso en el Eurofi Financial Forum, donde hizo un llamado a entender los riesgos que generan los sistemas financieros globalizados; la urgencia para continuar con reformas financieras, y la relevancia de que las autoridades bancarias identifiquen y den de baja a las entidades zombis que siguen dependiendo de las ayudas públicas.

URGENTE AHORRO ?EN EMERGENTES

En el capítulo cuatro del mismo documento, liberado a una semana de que arranque la Reunión Anual del FMI, los economistas del Fondo realizan un análisis sobre la fortaleza de la actividad económica de países emergentes. Ahí urgieron a la regeneración de ahorros públicos que garanticen la posibilidad de aplicar políticas que contrarresten una nueva desaceleración conjunta de las economías desarrolladas.

La directora gerente del FMI, Christine Lagarde, anticipó la semana pasada que el organismo ha revisado a la baja su pronóstico de crecimiento mundial.

Proyecciones que serán difundidas la segunda semana de octubre en medio de la Reunión Anual del FMI, a realizarse en Tokio, Japón.