El pasado lunes 20 de marzo un portavoz confirmaba que el próximo 29 de marzo, la primera ministra del Reino Unido, Theresa May, activará el proceso del "Brexit" al invocar el artículo 50 del Tratado de Lisboa. Se trata de la notificación formal de la intención de Reino Unido de abandonar la Unión Europea (UE). Aún no se puede predecir las consecuencias, pero sí podemos saber cuál es el papel que juega en el bloque europeo.

NOTICIA: La UE celebra sus 60 años sin GB

El 23 de junio del 2016 una ligera mayoría de la sociedad británica tomó la decisión histórica de salir la organización política y económica a la que habían pertenecido durante 43 años. Tras la Segunda Guerra Mundial algunos países europeos decidieron formar la UE ante la necesidad de la integración de un bloque económico para afrontar juntos los gastos dejados por la destrucción que dejaron las batallas. Hasta antes de la salida del Reino Unido, el grupo estaba conformado por 28 países que se benefician política y económicamente.

La intención de los seis originales era hacer una unión geopolítica, incluyendo tantas naciones como fuera posible, con la intención de evitar que el poder se acumule en pocas manos y así evitar posibles conflictos. Actualmente hay más de 500 millones de personas que viven regidos bajo las leyes de la UE y juntos los aún 28 países tiene un Producto Interno Bruto combinado de casi 15 billones de euros, convirtiéndose en la región más poderosa del mundo.

Brexit, UE y Reino Unido

Los argumentos pro Brexit tomaron un tono más cultural y se enfocaron más en cuestiones migratorias. Debido a la política de fronteras abiertas, el argumento de los que votaron por abandonar el bloque se centró en que los inmigrantes quitaban los empleos a los británicos, los extranjeros eran los culpables del aumento de la criminalidad y los forasteros habían disuelto la esencia de la nación. En el Reino Unido vagaba un sentimiento de negación ante los sacrificios que en teoría debían hacer y que los coloca como corresponsables de la solución a los problemas económicos de otras naciones, como el caso de las crisis en Grecia y España.

El argumento para permanecer en el bloque era bastante claro: Los beneficios económicos, sociales y culturales derivados de pertenecer a una unión con fronteras abiertas eran mayores que las obligaciones que tenía la Gran Bretaña con la UE. A la vista de cualquiera las razones para votar por quedarse parecían estar alineadas hacia el sentido común que a la lealtad que los británicos pudieran sentir hacia Europa, y pese a los muchos argumentos que economistas de todo el mundo dieron sobre las consecuencias que pesarían sobre la economía de la isla, la gente voto por la salida.

NOTICIA: Miles de personas marchan en Londres contra el Brexit

Con todo esto, el próximo miércoles 29 de marzo dará inicio un lapso de dos años en que el Gobierno británico y la UE negociarán los términos del divorcio. Durante esos 24 meses se espera que ambas partes alcancen un punto intermedio sobre su futura relación, especialmente en términos comerciales.

Brexit, comercio

En el corto plazo es muy difícil predecir cuáles serán las consecuencias inmediatas de la salida de la Gran Bretaña. Pero, ¿cuál es el lugar del Reino Unido en la UE?

1. La UE sin el Reino Unido

La UE se queda sólo con 4, 215,000 millones de kilómetros cuadrados perdiendo los 248,000 kilómetros cuadrados del Reino Unido. La unión europea se quedará con 445 millones de habitantes, y un PIB de 12,452 billones de euros, perdiendo el PIB de Reino Unido de 2,368 billones de euros, según datos de la Comisión Europea.

Brexit, UE y Reino Unido

2. Comercio entre la UE y el Reino Unido

Desde su anexión al bloque europeo en 1973 el comercio entre el Reino Unido y los países creció rápidamente. Actualmente la UE recibe el 51% de las exportaciones de la isla, aunque calcular las afectaciones es imposible hasta que no se establezcan los lineamientos comerciales que post divorcio, según datos del Fondo Monetario Internacinal.

3. Inversiones

El Reino Unido es uno de los mayores receptores de Inversión Extranjera Directa (IED) y también es un importante inversor en economías fuera del territorio. El Reino Unido fue tenía la tercera mayor cantidad de IED en el mundo en el 2014, sólo por detrás de los Estados Unidos y China. En el 2014, los países de la UE representaban poco menos de la mitad del stock de IED en el Reino Unido (48%).

4. Una de las economías más desarrolladas de la zona

El Reino Unido (PIB de 2,367.6 millones de euros) es la segunda economía más desarrollada de la zona por detrás de Alemania (PIB de 3,132.7 millones de euros), pero por delante de Francia (PIB de 2,225.3 millones de euros). Les siguen Italia, España, Holanda, Suecia, Polonia, Bélgica y Austria, según datos de Eurostat.

Brexit, UE y Reino Unido

5. Finanzas

La Gran Bretaña representa casi una cuarta parte de la industria de servicios financieros de la UE, y cerca del 8% de la renta nacional es generada por bancos, empresas de inversión y otras compañías financieras, muchas de las cuales no son británicas. Alrededor de la mitad de las empresas financieras más grandes del mundo tienen su base europea en Gran Bretaña. Un análisis reciente de Bruegel, un think tank europeo, estimó que hasta 30,000 puestos de trabajo en el sector financiero podrían perderse después del Brexit. El think tank predice que muchos de esos puestos de trabajo podrían terminar llegando a Frankfurt o a París, Amsterdam y Dublín, según datos presentados por el Foro Económico Mundial.

rarl