Filadelfia.- El último estímulo monetario de la Reserva Federal no hará mucho para impulsar el crecimiento económico o reducir el desempleo en Estados Unidos, y eleva el riesgo de una inflación de largo plazo, dijo el martes el presidente de la Fed de Filadelfia, Charles Plosser.

El funcionario, de tendencia dura contra la inflación, aseguró que está en desacuerdo con la decisión del banco central de lanzar un programa sin límite fijo de compra de activos, comenzando con 40.000 millones de dólares por mes en valores respaldados por hipotecas.

"Creo que incrementar la expansión de la política monetaria no es ni apropiado ni probablemente sea efectivo en el actual ambiente", dijo Plosser en un evento organizado por la Fed de Filadelfia.

Plosser aseguró que creía que muchos de los impedimentos para bajar la tasa de desempleo desde 8.1% son estructurales en su naturaleza, y por lo tanto no se los puede tratar con soluciones de política monetaria.

Frente a ese escenario, la Fed bien podría necesitar comenzar a subir las tasas de interés antes de su guía de mediados del 2015, según Plosser, quien no tiene derecho a voto este año en el panel de la Fed que fija la política monetaria.

El funcionario aseguró que no ve un riesgo importante de un brote de inflación en Estados Unidos, pero sí ve que las altamente expansivas políticas de la Fed aumentan la amenaza de un incremento indeseablemente alto en los precios al consumidor en el futuro.

"Al expandir enormemente la hoja de balance de la Fed, el nuevo programa de compra de activos exacerbará los desafíos que la Fed enfrentará cuando llegue el momento de salir (de dichas políticas)", dijo Plosser.

El jefe de la Fed de Filadelfia espera que la mayor economía mundial, que se expandió a una tasa anual del 1.7% en el segundo trimestre, crezca 2% este año y alrededor de 3% por año en el 2013 y 2014.

En respuesta a la crisis financiera y a la profunda recesión del 2007-2009, la Fed recortó sus costos oficiales del crédito a efectivamente cero y compró alrededor de 2.3 billones de dólares en bonos y deuda respaldada por hipoteca para apoyar la recuperación.

apr