Los trabajos del gobierno federal para elaborar el proyecto de Presupuesto de Egresos y la iniciativa de Ley de Ingresos para el 2020, que deberán presentarse al Congreso en septiembre, comenzarán el próximo lunes, anunció el presidente Andrés Manuel López Obrador.

El mandatario indicó que para ello se reunirá el lunes con funcionarios de la Secretaria de Hacienda y Crédito Público (SHCP), y el martes con su gabinete, a fin de evaluar cómo quedará la estructura del gobierno. Adelantó que desaparecerán las direcciones adjuntas, lo que significará el despido de empleados que ocupan esas plazas.

El presidente López Obrador reconoció que hay resistencias al interior de su gobierno para llevar a cabo acciones más drásticas de austeridad. Sin embargo, dijo que éstas se aplicarán en el Paquete Económico del próximo año.

“El lunes tengo una reunión con la SHCP y el martes con el gabinete para ya hacer la revisión final sobre cómo queda la estructura a partir de la aplicación de la Ley de Austeridad Republicana.

“Quedan todavía las direcciones adjuntas, porque hay una resistencia a que no se cancelen. Es lo que pasa en todos los cambios, por eso viene bien recordar el por qué se le llamaba a los conservadores reaccionarios, que ésa es la reacción ante los cambios: el oponerse, el resistirse. Bueno, tenemos esas resistencias al interior y ahí andan pensando que van a burlar la norma. Vamos a presentar en su momento un informe de cómo estaba la estructura y cómo va a quedar.

“¿Cómo va a elaborarse el presupuesto nuevo? Sencillamente ya no van a existir estas plazas. ¿Por qué? Porque ya existía una estructura de secretarios, subsecretarios, directores generales, jefes de departamento, jefes de unidad, y cuando se tenía mucho dinero por los precios altos del petróleo, el gobierno de (Felipe) Calderón creció de manera desmedida la burocracia dorada.

“Crearon estas nuevas plazas de directores adjuntos. Si ya tienes un director, ¿para qué un director adjunto? Pero resulta que los sueldos de estos directores adjuntos son de los más altos; eran de los más elevados”, argumentó.

El primer mandatario dijo que a los choferes que estaban destinados a altos funcionarios no se les despedirá. “Todavía, por ejemplo, hay no sólo estos choferes, que se les debe de mantener su trabajo, no como choferes de funcionarios, conductores, sino en otra actividad, porque ganan poco, es personal, son trabajadores de base”, dijo.

Finalmente, consideró que “poco a poco se va a ir entendiendo que debe de haber austeridad. No puede haber excesos, derroche, no puede haber gobierno rico con pueblo pobre”.

Despido de choferes de pipas

López Obrador confirmó que algunos de los operadores que fueron contratados por la Secretaría de la Defensa Nacional para conducir las pipas de Pemex fueron despedidos debido a que, “no se portaron bien”, dijo que cometieron actos de indisciplina, no llegaban a tiempo o faltaban al trabajo. Indicó que fueron liquidados conforme a la ley, y descartó que vayan a ser sustituidos por militares.

Cabe destacar que un grupo de personas contratadas para choferes acudió a Palacio Nacional para acusar que fueron contratadas y despedidas por la Sedena con apenas unos días de diferencia, además de que desconocían si eran trabajadores de esa dependencia, o de Pemex, además de que el salario no fue el prometido por el primer mandatario.