Los dirigentes de la derechista Liga Norte y de la formación antisistema Movimiento 5 Estrellas llegaron finalmente este jueves a un acuerdo para formar el primer gobierno populista de la historia de Italia tras haber fracasado hace cuatro días; además, divulgaron un contrato de gobierno en el que enmarcan las acciones que se emprenderán, entre ellas acabar con la austeridad.

“La acción del gobierno buscará reducir la deuda pública a través del aumento del Producto Interno Bruto estimulando la demanda interna y no con recetas basadas en impuestos y austeridad, políticas que no han logrado su objetivo”, señalan.

Otro de los puntos que menciona el contrato de gobierno es volver a negociar los tratados con la Unión Europea (UE), donde buscan revisión “con los socios europeos, del sistema de gobernanza económica”, incluida la política de moneda única.

Asimismo, el contrato menciona la introducción de un “impuesto único”, llamado “flax tax”, para familias y empresas que oscilará entre 15 y 20 por ciento. La medida se combina con la “renta de ciudadanía” de 780 euros mensuales para las personas con dificultades económicas y con una duración de dos años. Los beneficiarios no podrán rechazar más de tres ofertas de trabajo en dos años.

También contemplan una reforma de la ley de pensiones, así como una disminución gradual de la edad de jubilación que prevé el retiro a los 67 años en el 2019. De igual manera, prevén la introducción de la llamada “cuota 100”, que consiente en jubilarse cuando la suma de la edad y de las cotizaciones llegue a 100. Será posible, por ejemplo, retirarse con 64 años de edad y 36 de contribución.

Conformación del gobierno

El próximo primer ministro de Italia, el jurista Giuseppe Conte, contará con Giovanni Tria dentro del ministerio de Economía, también jurista de formación y docente de economía política en la universidad de roma Tor Vergata, con posiciones europeístas.

Tria ha sido un crítico del gobierno económico de la Unión Europea; sin embargo, no ha abogado por un “plan B” que prepare a Italia para una posible salida del bloque monetario.

En artículos recientes, pidió un cambio en las reglas fiscales de la UE para permitir inversiones públicas que ayuden al crecimiento  y criticó la persistencia del elevado superávit por cuenta corriente de Alemania.

Riesgo mundial: FED

Por su parte, la gobernadora de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed), Lael Brainard, dijo que los problemas políticos en Italia implican una amenaza para el crecimiento económico mundial sincronizado y destaca entre los peligros que vigila el banco central estadounidense a medida que avanza con sus aumentos graduales de las tasas de interés.

Asimismo, precisó que “el crecimiento mundial ha sido sincronizado el último año, pero los sucesos recientes implican cierto riesgo. Los acontecimientos políticos en Italia han reintroducido algo de riesgo y como consecuencia han empeorado un poco las condiciones financieras en la zona euro”.

Agregó: “Sigo viendo las alzas graduales en la tasa de los fondos federales como el camino apropiado, aunque me mantendré atenta ante la aparición de riesgos y preparada para ajustar si las condiciones cambian”.

BCE no ve necesario intervenir

Por otra parte, el Banco Central Europeo (BCE) dijo que está pendiente de las turbulencias del mercado y de la crisis política por la que atraviesa Italia, pero no ve razones para intervenir en este momento, dijeron  fuentes cercanas al tema.

Las especulaciones del mercado sobre una intervención del BCE se incrementaron después de que los principales partidos políticos de Italia fracasaron reiteradamente en formar un gobierno, lo que elevó los costos de endeudamiento en la zona euro.