Debido a que en este sexenio no se volvió a hacer una reforma en el sistema de pensiones, el siguiente gobierno deberá enfrentar retos como el crecimiento de la población de la tercera edad y la baja cobertura que se tiene en el sistema, expuso Carlos Ramírez, presidente de la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar).

 

“Sí, es un tema que se debe atender pronto dado el proceso de envejecimiento que vive el país; además, nuestra primera generación de retirados de afores podrá empezarse a ver en 2021”, dijo en referencia a que las personas que se jubilen por afore recibirán una pensión menor del 30% de su último salario.

 

Luego de presentar el programa Aportaciones voluntarias en Yastás, afirmó que el sistema de pensiones en México ya está sobrediagnosticado, pues se sabe que actualmente sólo cuatro de cada 10 trabajadores cotizan para el ahorro del retiro, existe una baja densidad de cotización y se necesita empujar más el ahorro voluntario.

 

“No me corresponde dar recomendaciones, pero la lista de los pendientes ya es bastante conocida. Ahorramos poco y tenemos una baja densidades de cotización”.

 

Refirió que el próximo gobierno deberá enfrentar los bajos niveles de ahorro obligatorio que se hacen, es decir, las aportaciones de 6.5%, las cuales son las más bajas entre los países que conforman la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

 

“Los retos que enfrenta el sistema de pensiones siguen siendo enormes. Tenemos poco involucramiento de los trabajadores con su cuenta afore y tenemos un gran reto de fortalecer las capacidades de las afores. Los retos no se han ido, siguen presentes y será un enorme desafío para la siguiente administración resolver y enfrentar estos retos”.

 

Confió en que la siguiente administración de continuidad a lo que se ha hecho en materia de ahorro voluntario como acercar más a las personas herramienta para que ahorren más como la aplicación de AforeMóvil.

 

POSIBLE CANCELACIÓN DEL AEROPUERTO NO AFECTA AHORRO

 

El presidente de la Consar volvió a referir que en caso de que se llegara a cancelar la construcción del nuevo aeropuerto en la Ciudad  de México, el ahorro pensionario de los trabajadores está protegido y seguro.

 

Explicó que las inversiones de las cuatro afores involucradas en este proyecto a través de la Fibra E apenas representa el 0.9% de su portafolio total de inversión, por lo que no representaría un riesgo significativo.

 

“No deja de ser una inversión más. El mensaje para los trabajadores es que su ahorro está protegido y seguro, se está gestionando correctamente y está supervisado por las afores. No nos metemos en sus decisiones de inversiones, pero sí las supervisamos”.

 

Detalló que si se cancelara el actual proyecto, la fuente de pagos para los inversionistas (las afores) seguirá siendo el impuesto denominado Tarifa de Uso de Aeropuerto (TUA). Aseguró que no sólo México, sino en todo el mundo los fondos de pensiones invierten en las construcciones de aeropuertos porque son muy redituables.

 

erp