Con cerca de 60% de la población sin acceso a atención médica integral y sin derecho a una pensión mínima garantizada, el sistema mexicano de seguridad social es inviable ya que está fracturado y es excluyente, afirmaron expertos del Centro de Estudios Espinosa Yglesias (CEEY).

Por ello, y con el propósito de dar respuesta a esta problemática, 30 especialistas elaboraron una propuesta dirigida a los candidatos presidenciales para la creación de un sistema de protección social universal completamente financiado por el Estado.

Y es que a decir de los expertos, con la eliminación de los subsidios generales a los energéticos, el Estado ahorraría entre 1.5 y 2% del Producto Interno Bruto. Además, obtendría recaudaciones adicionales de 3.4 y 1.2% del PIB por cobro de IVA e ISR, respectivamente, si elimina los tratamientos especiales para el pago de estos impuestos.

COSTO DE LA REFORMA

Con estas medidas, los ingresos superaría el costo de esta reforma, que sería de 6.5% del PIB.

Según el documento Reformas a la Hacienda pública y al Sistema de Protección Social , la propuesta consiste en que todos los mexicanos, sin considerar su situación laboral, tengan atención médica con estándares tipo IMSS, seguro de vida y de invalidez, así como pensión mínima garantizada de dos salarios mínimos.

Y dado que el esquema sería financiado 100% con los impuestos, los trabajadores ni los patrones tendrían que hacer contribuciones al Instituto de Seguridad Social.

Esto reduciría la pobreza extrema a la mitad y la pobreza moderada en la menos 13% , dijo John Scott Andretta, coautor de la propuesta y profesor del CIDE.

Según datos del Coneval, el número de personas en pobreza extrema suma 11.7 millones, mientras la pobreza moderada aglutina a 52 millones de personas.

Entre los expertos que participaron en la elaboración de la propuesta se encuentra Enrique Cárdenas Sánchez, director ejecutivo del CEEY y del proyecto; Fausto Hernández Trillo, profesor investigador del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE); Jorge Chávez Presa, consultor especializado en finanzas públicas; John Scott Andretta, economista especializado en política social y profesor del CIDE, así como Luis Felipe López-Calva, economista líder para América Latina y el Caribe del Banco Mundial.

[email protected]