Para que el desliz mensual del precio de la gasolina surta el efecto deseado, debería ser de 20 centavos, porque si se mantienen los precios internacionales a niveles actuales, tomaría tres años revertir la diferencia con las cotizaciones en los mercados mundiales, consideraron analistas. Establecieron que al incrementar el desliz se alcanzarían los precios internacionales y podría reducirse el subsidio que en estos momentos está sirviendo sólo para contener las presiones inflacionarias.

Para el economista en jefe del HSBC en México, Sergio Martín, el aumento que se aplica actualmente de forma mensual al combustible debería de ser mayor.

En su opinión podría ser de 20 centavos, pero no aplicarlo de manera abrupta.

Dijo que por un lado hay que considerar que entre 40 y 50% de la gasolina que se consume en el país se tiene que importar. Y cuyas compras se hacen con base a tarifas de los mercados internacionales. Entonces, lo que se tendría que hacer es que 100% del precio del carburante tendría que evaluarse a precios internacionales y no con subsidio que no es más que un menor ingreso de Pemex.

El gobierno no registra el subsidio como un gasto sino como un menor ingreso que bien podría utilizarse para cuestiones sociales en vez de privilegiar a la población con más recursos , expuso.

GASOLINA BARATA

Para la economista en jefe de Bursamétrica, Carmen Alcíbar, el subsidio lo que trata de hacer es contener las presiones inflacionarias y generar confianza en las expectativas.

Es una burbuja que genera preocupación para las cuentas del gobierno, pero es importante tener el control de la inflación para elaborar las políticas , estableció.

Desde su perspectiva, si bien los precios del crudo en el mundo están subiendo, tenderán a bajar ante el menor crecimiento en Estados Unidos y los problemas en Europa.

Sergio Martín, de HSBC, comentó que la gasolina en nuestro país es relativamente más barata respecto de lo que cuesta en Estados Unidos. En el país vecino del norte tienen cotizaciones diferentes dependiendo de la región, mencionó. En promedio un litro similar a lo que sería la gasolina Magna vale entre 12 y 13 pesos. Pero es más cara en lugares como Boston y Nueva York, y más barata en el sur por la cercanía a las refinerías.

Hay que recordar que en México actualmente la Magna se vende en 10 pesos el litro; 10.74, la Premium y 10.36 pesos el diésel y en los últimos tres meses el desliz ha sido de nueve centavos.

"El gobierno no registra el subsidio como un gasto sino como un menor ingreso que bien podría utilizarse para cuestiones sociales.

Sergio Martín, economista en jefe de HSBC.

leonor.flores@eleconomista.mx