El Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF) considera que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público se encuentra fuera de sintonía con las tendencias actuales respecto de su estimación de 3.9% de crecimiento de la economía mexicana en el 2014, el organismo anticipó que crecerá apenas 3.3 por ciento.

El sector privado productivo ha comenzado el año resintiendo los impactos negativos de las medidas fiscales aprobadas el año pasado. Pasarán todavía algunos meses en que la actividad productiva realice el ajuste y la absorción completa a dichas medidas , explicó Daniel Calleja Pinedo, presidente nacional del IMEF.

Ello contribuirá -agregó Calleja Pinedo- a un primer semestre de evolución del PIB lento, ya que para el segundo semestre se esperaría una aceleración tanto en la inversión como en el consumo.

En conferencia de prensa, el IMEF reiteró su preocupación por el incremento que ha mostrado la inflación por encima de 4% anual en los primeros meses del 2014. Si bien entendemos que esta presión sobre los precios se atribuye en gran medida a las nuevas disposiciones fiscales y al entorno de volatilidad en los mercados internacionales, preocupa la aceleración de la de la inflación subyacente , indicó el Presidente del IMEF.

Calleja Pinedo expresó que el Banco de México deberá mantenerse atento en las próximas semanas para, en su caso, ajustar sin titubeos su postura de política monetaria.

Sobre la discusión de las leyes secundarias de las reformas estructurales, el IMEF espera que para abril se tenga un avance sustantivo, ya que ello contribuiría a no perder el momentum favorable que la aprobación de éstas ha tenido sobre las expectativas de la economía.

El IMEF prevé una inflación para el 2014 de 4% y para el 2015 de 3.5%; la tasa de interés de referencia se ubicará en 3.5% para este año y en 4% para el 2015, el año cerrará con un tipo de cambio de 12.94 pesos por dólar y para el cierre del 2015, de 12.90 pesos por dólar.

Dijo que el aumento de Moody’s en la calificación de bonos soberanos del gobierno mexicano de Baa1 a A3 refleja la expectativa de que la implementación de las reformas estructurales conducirá a una mejora en los indicadores económicos, fiscales y financieros.