La producción industrial de China creció un 4.4% interanual en agosto, su nivel de crecimiento más bajo en 17 años, indicó este lunes la oficina de estadísticas del país asiático, una cifra que confirma las tensiones sobre la segunda economía mundial. En julio el crecimiento de la producción industrial fue del 4.8 por ciento.

"Tenemos que ser conscientes que la inestabilidad y la incertidumbre internacional están aumentando significativamente y que, en casa, los problemas económicos estructurales todavía son prominentes", dijo Fu Linghui, un portavoz de la Oficina Nacional de Estadísticas, que publica los datos.

Las ventas al detalle crecieron 7.5% en agosto -un 0.1% menos que el mes anterior-, una tendencia que dificulta el objetivo del gobierno chino de estimular el consumo interno.

 

En el segundo trimestre del 2019, el crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) de China se ralentizó al 6.2%, su ritmo más lento en casi tres décadas.

"Para China, mantener un crecimiento del 6.0% o más es muy difícil en el contexto actual, con una situación internacional complicada", dijo el primer ministro chino, Li Keqiang, en una entrevista con la prensa rusa, publicada en el sitio web del gobierno chino.

kgb