La producción industrial de Brasil cerró el 2014 con un retroceso de 3.2% y anotó su peor resultado en un lustro, en otra muestra de debilidad de la mayor economía de América Latina, según datos oficiales del martes.

El Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE) informó que la industria retrocedió en diciembre 2.8% en medio de "un perfil diseminado de tasas negativas".

En el acumulado anual, el magro desempeño fue encabezado por el sector automotor (-16%), la metalurgia (-7.4%) y los productos de metal (-9.8 por ciento).

El ejercicio fue el peor desde el 2009, año en que la producción fabril se desbarrancó 7.1 por ciento.

Los bienes de capital, un indicador sensible para medir la temperatura de la actividad económica acumularon una caída del 9.6% en los últimos 12 meses a diciembre del 2014.

Y en la medición específica de diciembre este capítulo de la producción industrial retrocedió 23 por ciento.

Brasil cerró el 2014 con una andanada de indicadores macroeconómicos negativos: déficits gemelos de balanza comercial y cuentas públicas, crecimiento del PIB cercano a cero - 0.2% según la última estimación oficial - y una tasa de inflación de 6.4 por ciento.

Las expectativas para el 2015 no lucen mejor.

El lunes, el gobierno reportó que el intercambio comercial sigue en terreno negativo y la encuesta del Banco Central dio cuenta que el mercado proyecta un estancamiento de la actividad y un alza de los precios al consumidor superior al 7% para este año.

En el 2013, la industria brasileña había registrado una expansión de 2.1 por ciento.

Según detalló el IBGE la retracción de la producción industrial del 2014 alcanzó a 63.9% de los 805 productos fabriles que analiza el organismo.

abr