Madrid.- El presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, anunció un recorte en los sueldos públicos y en la ayuda al desarrollo y la supresión del "cheque bebé" como parte de un paquete para acelerar la reducción del déficit.

Los sueldos de los empleados públicos se recortará 5% a partir de junio de este año y además se congelarán en 2011, anunció Zapatero en el Congreso de los Diputados.

Los salarios de los altos cargos del funcionariado sufrirán los mayores recortes, los miembros del gobierno recortarán su sueldo un 15% y se congelarán las pensiones de jubilación, excepto las mínimas, añadió.

Zapatero también anunció, entre otros, un recorte de 600 millones de euros en la ayuda española al desarrollo entre este año y el próximo y la supresión a partir de 2011 del llamado "cheque bebé", que desde 2007 otorgaba 2.500 euros por cada niño nacido.

Además, la inversión pública bajará 6,000 millones de euros entre este año y el próximo y el gobierno pedirá a las administraciones regionales y los ayuntamientos que ahorren 1,200 millones de euros.

Sin embargo, dijo que no descarta una subida de impuestos para las rentas más altas.

En enero ya había anunciado un plan que contemplaba una reducción del 10% en la contratación de funcionarios, que se sumaba a un incremento de impuestos y un presupuesto reducido para 2010.

Por otro lado, el gobierno español también está estudiando una reforma laboral que implicaría retrasar la jubilación de los 65 a los 67 años y medidas para garantizar la viabilidad de los pagos de pensiones de la Seguridad Social dentro de 20 años.