De confirmarse en la cifra final del PIB, que será divulgada el 25 de febrero, la contracción de 0.1% en la actividad económica del primer año de gobierno de Andrés Manuel López Obrador, será la primera vez en dos sexenios que, en los primeros 12 meses de una nueva administración, el Producto Interno Bruto (PIB) registra números rojos.

La contracción del 2019 será la primera caída anual en una década. En el 2009 la actividad registró un desplome de 5%, resultado de la crisis financiera mundial que originó el periodo identificado como la Gran Recesión.

El antecedente más próximo de una contracción en el PIB del primer año de gobierno de una administración está en el gestionado por el entonces presidente Vicente Fox, en el 2001, cuando la actividad económica se contrajo también en 0.1 puntos del PIB, una caída que, en ese momento, respondió al impacto mundial que tuvo a su vez el deterioro del PIB de Estados Unidos, precipitado por la serie de ataques terroristas que se presentaron en septiembre de aquel año.

A diferencia de las contracciones económicas del 2001 y 2009, la de este año está manufacturada principalmente en el mercado doméstico, según las observaciones de expertos.

Alejandro Valerio, analista senior de la consultoría Ducker Frontier, explicó que la falta de inversión se ha arrastrado desde octubre del 2018, cuando una consulta pública sentenció a muerte el proyecto de construcción del que habría sido el Nuevo Aeropuerto Internacional de México, que llevaba más de 30% de avance.

Valerio tomó por ejemplo el comportamiento de los credit default swaps de aquel momento, y el brinco que dio el riesgo país de México, entre octubre del 2018 y enero del 2019, para evidenciar el impacto que tuvo en el ánimo de los inversionistas la decisión vía consulta pública al margen de la ley. La consultoría, donde Valerio es estratega, tiene una de las expectativas más bajas de crecimiento para México en el 2020, de 0.4 por ciento.

Austericidio fiscal

Los catedráticos de la Universidad Panamericana (UP) y de Saver concuerdan en que la contracción reportada para el primer año de gobierno de AMLO es también explicada por el recorte del gasto público, que a noviembre fue de 4.8%, y el desplome de la inversión que a octubre completó una caída de 8.65 por ciento.

Los únicos motores encendidos para la actividad productiva en el 2019 estuvieron en el consumo doméstico y el sector externo, acotó Gabriel Pérez del Peral, de la UP. Pero el dirigido desde el exterior por Estados Unidos estaba a medio prender, pues la demanda manufacturera se ha mantenido negativa por más de cinco meses consecutivos, lo que explica también el bajo desempeño mexicano.

Para el catedrático y director de Investigación Económica en Saver, Luis Pérez Lezama, “el austericidio fiscal en el que se mantiene el gasto de gobierno limita las posibilidades de ver una señal de recuperación del crecimiento”.

El desempeño negativo de la economía en el primer año de gobierno de Andrés Manuel López Obrador contrasta con el crecimiento que se alcanzó en el 2018, cuando el PIB avanzó 2.1%, y queda lejos del supuesto final del gobierno federal de crecer a una tasa entre 0.6 y 1.2% en el 2019.

La información preliminar divulgada por el Inegi pone en evidencia que, en el último trimestre del año pasado, el PIB se contrajo 0.3% respecto del nivel alcanzado en el cuarto previo, cuando la actividad quedó estancada.

La caída del PIB en el último cuarto del año es explicada por el deterioro de la actividad industrial, que completó cinco trimestres consecutivos en contracción, un estancamiento prolongado del sector servicios que se extendió por cuatro trimestres, mientras que las actividades primarias, aunque registraron crecimiento (1.9%), éste fue menor a 5.4% del trimestre previo.

Recesión industrial, crisis o año perdido

De acuerdo con la información divulgada del PIB, el sector secundario registró una contracción de 1% respecto del trimestre anterior y con este dato completó cinco trimestres consecutivos a la baja; las actividades terciarias, ligadas al sector servicios, registraron una variación de 0.3% respecto del cuarto previo, mientras que las actividades primarias registraron una contracción de 0.9 por ciento.

[email protected]