Las reducciones que han tenido los ingresos presupuestarios del sector público en los últimos ocho meses, como efecto de la desaceleración económica y de menores ingresos petroleros, podrían implicar que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) utilice más recursos del Fondo de Estabilización de Ingresos Presupuestarios (FEIP) de lo que tenía previsto, consideraron expertos.

“No es lo ideal ni lo óptimo, pero es muy probable que utilicen más de lo que tenían contemplado (...) Si bien el FEIP te saca de un apuro temporal, no te resuelve el problema de fondo, en el sentido de que si no mejora el entorno económico se tendrá que volver a usar este fondo”, comentó James Salazar, subdirector de análisis económico de CIBanco.

En julio pasado, al presentar el reporte de finanzas y deuda pública del segundo trimestre, la SHCP informó que se utilizarían recursos del FEIP por 121,000 millones de pesos, ante el nulo crecimiento económico del segundo trimestre (0.1%), el cual provocó una caída en ingresos presupuestarios de 19.2%, respecto de julio del 2018.

Posteriormente, en septiembre, cuando se entregaron los Criterios Generales de Política Económica 2020, la dependencia subió en 8,600 millones de pesos el monto a usarse del FEIP; es decir, para el cierre del 2019 contempla utilizar 129,600 millones de pesos para compensar la disminución de los ingresos presupuestarios.

Ante dicho panorama, el especialista de CIBanco agregó que el problema de que se usen los recursos del FEIP en este año es el destino de los mismos, pues no se están canalizando hacia actividades productivas, “lo que vemos es que se está apoyando mucho a Pemex y se sacrifican otros rubros presupuestarios, con lo que preocupa el uso final de los recursos del FEIP; no vemos todavía una estrategia económica sostenible”.

Héctor Villarreal, director del Centro de Investigación Económica presupuestaria (CIEP), comentó que todo el problema se derivó en que el actual gobierno no esperaba que la economía creciera tan poco, lo que generó que los ingresos presupuestarios fueran tan diferentes a lo que se programó.

“No creo que el FEIP tenga un problema (de fondeo) en este año, la pregunta es si se vale usar los recursos para esto (completar ingresos) o si mejor se debieran cuidar estos recursos para utilizarlos ante contingencias o situaciones más serias, ahí es donde surgen muchas dudas”.

Fondo contracíclico

Gabriel Yorio, subsecretario de Hacienda, aseguró que la estimación que hicieron sobre el uso del FEIP ya toma en cuenta la tendencia del cierre de ingresos de este año, pero en caso de que aumentara sería “algo significativo”.

“Podría variar la estimación, pero sería algo significativo (...) El FEIP ha logrado máximos históricos de hasta 300,000 millones de pesos, por lo que tiene margen suficiente para afrontar la brecha que se presenta en el 2019”, dijo brevemente, luego de participar en un evento de Moody’s y el Banco Mundial.

Platicó que uno de los principales temas en los que está trabajando el equipo económico de Hacienda es en convertir el FEIP en un fondo contracíclico. “Lo que nos gustaría es que con el remanente de ingresos podamos trabajar para transformarlo en un fondo de política contracíclica”.

Sin embargo, reconoció que todavía no existe el espacio fiscal suficiente para iniciar con este tipo de políticas. “Nos gustaría que este fondo contracíclico nos permita pre fondear; es decir, fijar un ancla nominal de gasto a lo largo de los años y cuando los ingresos estén por encima de lo planeado, podamos ahorrar y cuando estén por debajo, podamos gastar”.

En ese sentido, señaló, “si tenemos reglas claras y una gobernanza estricta alrededor de esto, creemos que podríamos tener herramientas adecuadas para detonar políticas contracíclicas relacionadas con la inversión de infraestructura cuando nos enfrentamos a vaivenes económicos”.

Es importante mencionar que el artículo 21 de la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria establece que, cuando no se cumpla la meta de ingresos en un año, se pueden utilizar recursos del FEIP.

Política contracíclica debe ser transparente.

Para el director del CIEP, uno de los retos de hacer una política contracíclica es que se maneje con transparencia y que se cumplan las normas que se establezcan, pues muchas veces los legisladores no ceden para que se mantenga una política de este tipo.

“Cuando estás en una época de vacas flacas, es muy fácil decir vamos a gastar más; pero cuando estás en una economía más caliente o te acercas al PIB potencial y se tienen que hacer recortes, es cuando nadie quiere ceder”, reflexionó.

A su parecer, sería muy conveniente que se cuente con un comité de expertos que pueda analizar y plantear el ciclo económico que enfrenta México para determinar cuándo se pueden utilizar recursos del fondo contracíclico.

[email protected]