Con nueve días de anticipación respecto de la fecha límite fijada por la Constitución, el Ejecutivo federal entregó a la Cámara de Diputados, a través del secretario de Hacienda, Luis Videgaray, el proyecto de paquete económico para el ejercicio fiscal de 2013, que prevé un crecimiento económico real del Producto Interno Bruto (PIB) de 3.5%, déficit cero, inflación de 3% y un precio de 84.90 dólares por barril de petróleo.

Tras la entrega oficial del paquete que incluye los Criterios Generales de Política Económica, así como las propuestas de Ley de Ingresos y de Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF), el secretario de Hacienda y Crédito Público detalló que se calcula una plataforma de producción y exportación de crudo de 2.6 y 1.2 millones de barriles diarios, respectivamente.

De acuerdo con la documentación remitida al Congreso, en el 2013 se proyecta obtener tres billones 931,289.5 millones de pesos por concepto de ingresos presupuestarios, de los cuales dos billones 477,022.5 millones de pesos corresponderán a ingresos del gobierno federal; un billón 98,977.4 millones de pesos a ingresos de organismos y empresas, y 355,289.6 millones de pesos a ingresos derivados de financiamientos.

Congruente con estos ingresos, se calcula que la recaudación federal participable se ubicará en dos billones 117,290.7 millones de pesos’’, precisa la Ley de Ingresos.

En los criterios generales de política económica se establece que el paquete económico de la nueva administración priísta es un primer paso para la conformación de un Estado eficaz que permita a todos los mexicanos realizar el proyecto de vida que se propongan.

El paquete económico se conforma en una propuesta realista, responsable, y que atiende las necesidades de las familias. En primer lugar, está sustentado en proyecciones realistas y en el retorno a un presupuesto equilibrado, con lo cual se garantiza la sostenibilidad de las finanzas públicas’’.

Por el lado del gasto y como parte de un programa responsable, detalla la propuesta gubernamental, se incluye una serie de prioridades y programas nuevos para avanzar en una propuesta de gobierno efectiva y concreta.

En el presupuesto propuesto encuentran expresión y cabida erogaciones destinadas a programas y proyectos incluyendo un fortalecimiento del combate a la pobreza, mejorar la calidad de la educación y las acciones de prevención en materia de seguridad, así como incrementar las asignaciones para ciencia y tecnología y para infraestructura…’’.

Desde la perspectiva de la nueva administración encabezada por el presidente Enrique Peña Nieto, para alcanzar las metas trazadas se requiere fomentar la competencia económica, reformar el sector energético, promover una mayor inversión en capital humano, aumentar el nivel de crédito, incrementar la inversión en infraestructura, transitar hacia la seguridad social universal, establecer una estrategia integral de comercio exterior y de impulso a sectores prioritarios, así como fortalecer la hacienda pública.

[email protected]