El próximo Paquete Económico del 2019 tendrá una mayor influencia del equipo que represente al gobierno de Andrés Manuel López Obrador, consideró Ociel Hernández, economista y estratega en jefe de BBVA Bancomer.

“Creo que ésa va a ser la primera prueba para el gobierno de López Obrador, porque a pesar de que el gobierno de Enrique Peña Nieto tiene aún la responsabilidad de escribir el proyecto para el 2019, tiene que ser respaldado por Morena”, expuso en una conferencia telefónica para hablar sobre sus expectativas de la economía mexicana, tras el triunfo del candidato de la coalición Juntos Haremos Historia.

Aseguró que también será una prueba para el Congreso dado que Morena será mayoría, y éste va a votar no sólo un presupuesto, sino también la Ley de Ingresos de la Federación.

“Debe ser un presupuesto en el que ambos equipos tienen que concordar, y una vez que se conozcan los detalles del Paquete Económico del 2019, los inversionistas y analistas tendrán más claridad el rumbo de la política fiscal”.

De acuerdo con la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria, al ser un año de transición, el Paquete Económico del siguiente año se realizará con dos equipos; uno que represente a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público de la actual administración y el otro se conformará del partido que haya ganado las elecciones presidenciales.

Ambos equipos deberán entregar a más tardar el 15 de diciembre el Paquete Económico del 2019 y deberá estar aprobado a más tardar el 31 de diciembre de este año.

A su parecer, Morena y López Obrador van a tener una fuerte capacidad política para influir en el presupuesto del 2019, incluso para cambiar leyes. “No digo que lo harán, el punto es que el capital que obtuvo tras las elecciones es enorme, y no existe un antecedente en la corta vida democrática de México de un presidente con tanta fuerza política”.

PRI, la tercera fuerza

Se mostró sorprendido por la situación política del Partido Revolucionario Institucional (PRI), pues no tendrá ni 20% de participación en el Congreso: “No sólo está perdiendo la mayoría en el Senado y el Congreso (diputados), sino que se está convirtiendo en el tercer partido, con pocos (senadores y diputados)”.

Destacó que el PRI también perderá su participación en estados donde mantuvo el poder por varios años, lo cual no es inesperado, dado que las encuestas ya preveían que podían ganar sólo uno de nueve estados.

“Es una gran pérdida para el PRI, pero también lo es de alguna forma para el Partido Acción Nacional (PAN).La situación más destacable es que aun con las coaliciones que hizo con otros partidos, no van a poder confrontar a Morena en ambas cámaras”.

Un equipo pragmático

El economista consideró que el equipo de López Obrador, en el que se encuentran Carlos Urzúa (quien será el secretario de Hacienda) y Gerardo Esquivel (principal asesor económico), será pragmático para cuestiones de política fiscal, en el sentido de que buscarán mantener una disciplina fiscal a través de reducir el gasto y no incrementando la deuda del país.

“Nuestro sentimiento, de lo que dijo el domingo López Obrador, de lo que Urzúa dijo ayer en la mañana, y de lo que hemos platicado con ellos, es que vamos a ver a un equipo más pragmático de Morena trabajando, y que veremos a un López Obrador más pragmático”.

Sin embargo, volvió a insistir en el impacto y lo que puede representar el que Morena y su coalición tengan tanta participación en el Congreso. “Con ese capital político que tiene en ambas cámaras, esperarán a que mande un presupuesto conservador, que el Congreso lo apruebe, y que empiece a ser más pragmático al hablar de la reforma energética y la construcción del aeropuerto”.

Indicó que, por un lado, López Obrador, frente a sus seguidores, ha expresado que la reforma energética continuará su curso. “Eso es importante porque lo único que quiere hacer es revisar los contratos para asegurarse de que no hubo corrupción. No habló de revertir o tratar de cambiar la Constitución”.

Finalmente, del aeropuerto comentó que por parte de Urzúa han escuchado que también se le dará continuidad al proyecto, lo que queda pendiente es cómo financiar los siguientes pasos del aeropuerto.

“El equipo de Obrador y el partido no quieren impulsar ese proyecto con más deuda”.