El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, y el gobernador del Banco de España, Luis María Linde, serán citados por el juez que investiga el fiasco del banco cuyo rescate histórico precipitó el anuncio de una ayuda europea al sector. Goirigolzarri y Linde comparecerán como testigos, según un dictamen judicial.

El expresidente de Bankia y exdirigente del FMI, Rodrigo Rato, será el último en comparecer el 20 de diciembre ante el juez, que ya comenzó a interrogar a otros responsables.

La justicia española, que recibió varias demandas, había anunciado el 4 de julio la apertura de una causa contra Bankia, su matriz BFA, Rato y otros 32 responsables del banco, surgido a finales de 2010 de la unión de siete cajas de ahorros en dificultades, la más antigua de las cuales es Caja Madrid.

La Audiencia Nacional -principal instancia penal española- también afirmó haber aceptado instruir una demanda presentada por el partido centrista UPyD.

Los demandantes denuncian estafa, apropiación indebida, delitos contables, falsedad documental y administración desleal.

La fiscalía anticorrupción española ya abrió una investigación preliminar sobre eventuales fraudes cometidos en la creación de Bankia y su introducción en bolsa.

El banco, que entró en bolsa en julio de 2011 al precio de 3,75 euros por acción, vio el valor de sus títulos dividido por tres en menos de un año.

Rato, que fue ministro de Economía de España de 1996 a 2004 y director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI) hasta 2007, dimitió como presidente de Bankia el 7 de mayo de este año, poco antes del anuncio del rescate récord de la mayor unión de cajas de ahorros del país.

Una auditoría del gabinete estadounidense Oliver Wyman evaluó las necesidades de recapitalización de los bancos españoles en casi 60,000 millones de euros.

La eurozona aprobó en junio un plan de ayuda de hasta 100,000 millones para el sector bancario español.