Todavía es prematuro declarar una victoria sobre la debilidad económica de la zona euro, pese a las últimas cifras que muestran una aceleración de la inflación, indicó la semana pasada Yves Mersch, miembro del Consejo Ejecutivo del Banco Central Europeo (BCE).

Las estadísticas de sólo un mes no van a cambiar nuestra posición , dijo Mersch en una conferencia en París.

Mersch que es considerado un halcón, o alguien cuya prioridad es mantener la inflación baja a la hora de establecer políticas monetarias agregó que los salarios no estaban creciendo lo suficientemente rápido en el bloque como para alimentar presiones inflacionarias.

La inflación que ha estado por debajo del objetivo del banco de 2% por más de tres años ahora se está acelerando y probablemente supere 1% a principios del próximo año, lo que podría proporcionar un alivio para el BCE, pero también un argumento a favor de los halcones al interior del Consejo para reducir los estímulos.

Por otro lado, tras conocer el dato de los precios del consumidor, economistas alemanes instaron al BCE a subir las tasas de interés.

Mientras la tasa de inflación en Europa llegue a la meta de 2%, más rápido el BCE puede elevar las tasas. Los ahorristas también se beneficiarían de esto , indicó Marcel Fratzscher, jefe del instituto DIW.